Imprimir esta página
Plasma la artista Laura Garduño vivencias especiales en su exposición Mi espacio Foto: Raúl Aguirre

Plasma la artista Laura Garduño vivencias especiales en su exposición Mi espacio

Escrito por  Héctor Briseño Ene 16, 2020

La autora, integrante del colectivo Cebra, presenta una serie de 33 obras exhibidas en la Alianza Francesa


El deseo de reflejar sentimientos y vivencias especiales acumuladas durante una vida, representa una de las motivaciones de Laura Garduño Jiménez, pintora del colectivo Cebra, impulsado por la promotora cultural Aída Espino.

La noche del miércoles, en la sede de la Alianza Francesa en Acapulco, en la colonia Costa Azul, fue inaugurada la exposición Mi espacio.

La exhibición se encuentra integrada por 33 obras de diferentes corrientes, técnicas y estilos, al óleo, pastel, pastel gis y carboncillo.

La autora explicó que “esta es la segunda exposición individual que realizo, formamos parte del taller Cebra, que es dirigido por la maestra Aída Espino, donde participamos también en exposiciones colectivas, de las cuales hemos llevado a cabo 42”.

Garduño Jiménez, originaria de Mochitlán, con 10 años radicando en Acapulco, detalló que “tengo pinturas de diferentes técnicas y corrientes, se han ido tocando diversos temas en el taller, por lo que se desarrolla una o dos obras de cada tema”.

Reflexionó que el arte representa una forma de expresión y la oportunidad de que la gente conozca diferentes autores a través de las obras.

Resaltó la importancia de que existan espacios como la Alianza Francesa, el Fuerte de San Diego y el Instituto México, sede del taller Cebra, para que obras pictóricas estén al alcance de la población.

La artista reflexionó que “pintar es un deseo que siempre tuve desde niña, pasó el tiempo y me dediqué a otras cosas, pero desde que llegué al taller Cebra hace 10 años, pude pintar, es un deseo que siempre ha estado presente, peor la vida en ocasiones te lleva por otros caminos”.

Laura Garduño explicó que la obra que más disfruta es la pintura El viejo y el mar.

Señaló que “mi padre falleció recientemente, cuando hice esa obra él tenía poco tiempo de fallecer, tengo varias pinturas, también plasmé en un cuadro el mar para una sobrina que se fue a vivir lejos de Acapulco”.

Laura Garduño nació el 15 de julio de 1963 en Mochitlán. Se tituló en Medicina Veterinaria y Zootecnia. Cuando era pequeña, se acercaba con curiosidad e interés al taller de una tía que era pintora, a observar su trabajo, además de participar en cursos de arte en diversos momentos.

En 2010 se integró al Taller Cebra, dirigido por la promotora cultural Aída Espino. Asistió regularmente a los talleres de Historia y Teoría del Arte, Dibujo, Pintura, Escultura, Grabado, Mosaico y Alebrijes. Ahí combinó la teoría y la práctica del dibujo al natural, junto con las técnicas de pintura como acrílico, óleo, acuarela, óleo pastel, entre otras.