En Chilapa, llama el gobernador a la paz y el respeto entre pueblos Foto Dassaev Téllez Adame

En Chilapa, llama el gobernador a la paz y el respeto entre pueblos

Escrito por  Dassaev Téllez Adame Feb 03, 2020

Encabeza misión para entregar apoyos a afectados por el asesinato de los 10 músicos


Chilapa, 3 de febrero. El gobernador Héctor Astudillo Flores; el alcalde de Chilapa, Jesús Parra García, y parte del gabinete estatal, acudieron a las comunidades de Alcozacán y El Jagüey para entregar apoyos de diversos tipos y poner en marcha las acciones sociales que diversas secretarías emprenderán para la población indígena de al menos 10 comunidades de este municipio.

Se comprometieron a ayudar a las familias de víctimas en ambas localidades, con apoyos económicos y construcción de viviendas, así como mejoramiento de las carreteras, escuelas y caminos.

Además, en El Jagüey aseguró que no se retirarán las órdenes de aprehensión que hay contra miembros de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Pueblos Fundadores (Crac-PF) y la Policía Comunitaria por La Paz y la Justicia, luego de que el coordinador de este último grupo armado reprochara al mandatario estatal el apoyo que da a la Crac tras el asesinato de los músicos.

Este lunes, el gobernador; su esposa, Mercedes Calvo, y titulares de dependencias como Sedesol, Sejuve, Semujer y SEG, entre otras, acudieron para entregar apoyos sociales y productivos para al menos 10 comunidades.

En un primer acto, en Alcozacán, el gobernador hizo un llamado a las comunidades que se mantienen en conflicto a evitar más pleitos, los cuales terminan con pérdidas humanas. “El gobernador ya no quiere que se sigan dando enfrentamientos, ni confrontaciones; los pueblos no son enemigos; los enemigos son la pobreza y los que están fuera de la ley; esos son los enemigos del pueblo; nosotros somos hermanos y hermanas. Por eso mi llamado es a todos y a todas a la paz y al respeto entre los pueblos”, enfatizó,

“No olvido que hubo un crimen, y se está trabajando para encontrar y castigar a los responsables”, dijo ante los reclamos de justicia de los pobladores.

Aseguró que se ha comenzado la construcción de las 10 primeras casas para apoyar a los huérfanos y a las viudas de los hechos en que 10 personas fueron asesinadas.

Posteriormente, en El Jagüey fue encarado por el dirigente del grupo Paz y Justicia, Severino Tlacotempa, quien le pidió que no haya impunidad en los asesinatos que ha dejado esta confrontación, que de ese lado ha dejado 21 familias en el desamparo, y solicitó que se ejecuten las 80 órdenes de aprehensión contra miembros de la Crac.

Criticó que ya ha hecho dos visitas a Alcozacán, pero al resto de las comunidades no sólo el gobernador, sino también el edil de Chilapa, las tienen olvidadas.

Pidió que se entreguen apoyos de manera igualitaria y que nadie se haga víctima por los hechos ocurridos; específicamente, pidió que a las familias de los 21 caídos que tiene su organización se les construyan viviendas, como se hará con las familias de los 10 músicos asesinados, exigencia a la que el mandatario accedió.

Astudillo Flores dijo ser consciente del conflicto armado de las dos organizaciones, y los llamó a frenar las agresiones, a recobrar la paz, y a la vez buscar el desarrollo de los pueblos.

En respuesta a la demanda del coordinador de Paz y Justicia, señaló: “quiero dejar claro que no me he comprometido con nadie a dejar sin efecto las órdenes de aprehensión; eso no me corresponde; tiene que hacerlo en todo caso la Fiscalía General del estado o el Poder Judicial”.

También manifestó en ambos poblados que, como titular del Ejecutivo estatal, no tomará partido por ninguna organización, pues su función como gobernador es garantizar la paz para todas las comunidades.

Que los niños no tomen las armas

En Alcozacán dijo que entre todos deben buscar que los niños no vuelvan a tomar las armas, al indicar que este fue uno de los motivos por los cuales visitó las comunidades indígenas de Chilapa, por lo que organizó una amplia acción de las actividades que se presentaron en Alcozacán y El Jagüey.

“Yo no me voy a meter en problemas; yo trataré de hacer mi trabajo; vengo con el mejor de los ánimos”, aseguró.

Afirmó que el principal tema es “estar”, y como gobierno estará ahí para ayudar, dado que el llamado es para la paz para todos, y su responsabilidad como gobernador es evitar que se sigan dando hechos violentos.

Agregó que es muy importante que los niños cambien de ruta y cambien su idea de portar un arma, por lo que entre las actividades que se llevaron a estas comunidades están las de pintura, deportes y diversos talleres, como los de música y cómputo.

Aseguró que enfrentará al crimen organizado, como lo señalan los pobladores de esta zona del estado, quienes aseguran que el temor que viven es por el constante hostigamiento y ataque que sufren por el grupo delictivo de Los Ardillos.

“Pues ahí hay que enfrentarlo; ese es un asunto que está muy ubicado, y en esa ruta también hay que transitar; por eso están las leyes y para eso están las autoridades que se encargan de enfrentar a los que están fuera de la ley”, declaró.

Dijo que, de acuerdo con los directivos de las escuelas, tiene conocimiento de que los niños han regresado a clases, pero habrá que corroborar esto en todos los pueblos.

Cuestionado sobre la acusación hecha por la Iglesia, de que no existe una estrategia para el tema de los desplazados, Astudillo Flores dijo que “esto es parte de eso, todo esto lo que estamos haciendo; no se puede atacar todos los problemas al mismo tiempo, pero estamos ayudando en la parte que tiene que ver con Zihuaquio y con la parte que tiene que ver con Zirándaro y sus pueblos”.