El perdón puede ser personal, mas no social: responsable de los foros Foto: Rubén Vázquez Santiago

El perdón puede ser personal, mas no social: responsable de los foros

Escrito por  Héctor Briseño Ago 29, 2018

En Acapulco, el encuentro en que más personas han participado: Javier Morlett

 “Nosotros no podemos perdonar como López Obrador pretende”: vocero de padres de los 43

“El Estado debe recuperar el control del territorio con legitimidad”, afirma Alejandro Encinas


Entre consignas, exclamaciones y la exigencia de justicia, de organizaciones sociales y víctimas de violencia, se efectuó el Foro Escucha Acapulco, Por la Pacificación y Reconciliación Nacional, en el salón Teotihuacán del Centro Internacional Acapulco.

Al encuentro acudieron agrupaciones de varias regiones del estado, como Costa Grande, policías comunitarias de Costa Chica, dirigentes campesinos de la sierra, familiares que perdieron un ser querido, mujeres en busca de hijos desaparecidos, organizaciones sindicales que acusan violencia laboral, defensores del medio ambiente y víctimas del crimen organizado, entre otros.

Durante la inauguración se guardó un minuto de silencio en memoria de las miles de personas desaparecidas y asesinadas en Guerrero.

También se oyeron reclamos como “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, “¡No más simulación!, ¡justicia!”, así como el pase de lista de los 43 normalistas de Ayotzinapa no localizados desde el pasado 26 de septiembre de 2014: “¡1, 2, 3, 4, 5, (...) 43; justicia!”.

Antes de empezar el encuentro, el vocero de los padres de los 43, Felipe de la Cruz Sandoval, expresó que la solicitud al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, es que cumpla con la integración de una comisión que investigue y castigue a los responsables de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

De la Cruz sostuvo que “nosotros no podemos perdonar todavía como él pretende en el discurso, que hay que perdonar, que hay que conciliar y hay que llevar las cosas por la paz; cuando el dolor existe, la herida está abierta”.

Posteriormente, el senador Alejandro Encinas Rodríguez, designado como representante de Alfonso Durazo en el foro, dijo que “vamos a romper con el pasado. Venimos a acabar con la simulación. Queremos recuperar los principios fundamentales de un buen gobierno”.

Agregó que “si queremos paz, debe haber justicia”, y puntualizó que debe terminar la impunidad.

Se comprometió a que el próximo gobierno federal llegará al fondo del caso Ayotzinapa, y se castigará a responsables, así se trate de miembros de la Armada, del Ejército o un gobernador.

Encinas Rodríguez sostuvo que la seguridad pública es un bien público y debe percibirse como un bien común, por lo que, planteó, la próxima administración debe asumir compromisos, establecer una relación de confianza con la sociedad y gobernar con visión distinta, con las víctimas al centro, y que se les garantice el derecho a la memoria, la verdad y la justicia.

Manifestó que no es un asunto sólo de seguridad pública, sino de recuperar las bases de la convivencia social.

Encinas Rodríguez señaló que existe una deuda histórica con Guerrero, que ha vivido un proceso sistemático de violaciones a derechos humanos y violencia.

“¡No nos defrauden, no nos dejen solos, por eso votamos por ustedes, por ese dolor y ese baño de sangre que hay en la República; por eso decidimos apoyarlos; ya no nos queda más esperanza, porque el gobierno de turno es de impunidad y corrupción”, expresó Guadalupe Rodríguez, de Chilpancingo, quien busca a su hijo desde el 4 de julio de 2014.

La mujer, después de subir al podio del foro, recalcó que “¡estamos hasta la madre! ¡Nadie me va a callar hasta que me entreguen a mi hijo!”.

Margarita López, madre de una joven desaparecida en 2011, viajó desde Oaxaca para exigir que autoridades se entrevisten directamente con familiares de las víctimas, y no por medio de “organizaciones vividoras”.

También subieron a tribuna campesinos que se oponen a la legalización de la amapola, víctimas de la violencia en Chilapa, representantes de la Organización Campesina de la Sierra del Sur y Martha Obeso, viuda del diputado local Armando Chavarría, asesinado el 20 de agosto de 2009.

Posteriormente se llevaron a cabo 80 mesas de trabajo, en las que participaron unas mil 200 personas, entre integrantes de organizaciones y víctimas de violencia.

Uno de los organizadores del foro en este puerto, Javier Morlett Macho, resaltó que “este es el foro en el país en el que mayor número de personas han participado en las mesas de escucha”.

Algunos de los temas tratados fueron el de desapariciones de personas, extorsiones, rompimiento del tejido social y fórmulas para restituirlo.

Morlett Macho explicó que las conclusiones y propuestas surgidas del encuentro serán sistematizadas a nivel nacional, para contribuir a construir un plan de seguridad pública y uno de construcción de la paz.

Trabajar la cohesión: Encinas

El senador Alejandro Encinas Rodríguez subrayó que la estrategia de seguridad aplicada en Acapulco es un fracaso, pues es el municipio más violento del país.

En conferencia de prensa en la Galería Dolores Olmedo, manifestó que “paradójicamente es aquí por donde han pasado todos los operativos; no han funcionado”.

Señaló que eso demuestra que la salida policiaca no es la solución a los problemas de inseguridad, por lo que se requiere trabajar en la cohesión social, pues la violencia, lejos de disminuir, se ha incrementado.

Encinas Rodríguez mencionó que las denuncias y reclamos de varios grupos de la sociedad en el foro de escucha efectuado en este puerto se podrían dividir en tres rubros: violaciones graves a los derechos humanos de instituciones del Estado mexicano, como en el caso de los 43 normalistas desaparecidos desde septiembre de 2014; los niveles de violencia ejercida por particulares, como en el caso de la delincuencia organizada; y la descomposición del tejido social.

Encinas Rodríguez recalcó que “es necesario que el Estado recupere el control del territorio con legitimidad. El problema va a prevalecer en tanto el Estado no recupere los espacios perdidos”.

Señaló que el mayor valor de los foros de escucha es identificar los problemas ocasionados durante años de vacío gubernamental.

Manifestó que “lo que escuchamos es fiel reflejo de la gravísima situación que vive Guerrero, donde se ha vivido un proceso de violaciones sistemáticas a los derechos humanos y mucha violencia”.

Por separado, Loretta Ortiz, coordinadora de los foros de escucha, enfatizó que perdón no es falta de justicia, sino un proceso que se plantea a las víctimas de la violencia para hacer frente a la vida y la reconciliación consigo mismas.

En entrevista, mencionó que a las personas que han sido víctimas de violencia no se les puede imponer el perdón.

Señaló que “la recomendación del perdón es para poder seguir viviendo, vivir con ese dolor interno es muy difícil, pero el perdón muy personal, la justicia está primero; quien no perdona es la sociedad, no podemos perdonar, pues no puede haber impunidad, y entonces se convierte en un ciclo”.

Loretta Ortiz puntualizó que “por eso estamos escuchando; bien valen la pena los foros para escuchar a estas personas, nunca habían sido escuchadas, tendríamos que tener atención médica, psicólogos; hay quienes piden trabajo, búsqueda de sus familiares”.

Se comprometió a que “le vamos a dar seguimiento en un área específica, a todos los vamos a escuchar, con todos vamos a proceder con la comisión de la verdad, comisión de la investigación, y finalmente que se procese en una fiscalía especial, que empiece la investigación, y a su vez terminemos en un tribunal penal para la paz”.

Por último, Loretta Ortiz señaló que se requiere crear nuevas instituciones, así como fiscalías especiales.