Presiona el PRI para quedarse con la alcaldía de Cochoapa el Grande Foto: Dassaev Téllez Adame

Presiona el PRI para quedarse con la alcaldía de Cochoapa el Grande

Escrito por  Dassaev Téllez Adame Oct 02, 2018

Toman cochoapenses el Congreso durante seis horas; exigen instalar a su candidata


Chilpancingo, 1º de octubre. Pobladores del municipio indígena de Cochoapa el Grande, simpatizantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), por casi de ocho horas cerraron con cadenas los accesos y salidas del Congreso local para denunciar el robo de urnas y alteración del resultado de la elección de su presidente municipal, y que la candidata priísta Hermelinda Rivera Francisco obtuvo una victoria contundente contra el candidato del PRD, Daniel Esteban González.

Cerca de las 11 de la mañana, el grupo de casi 200 ciudadanos se concentró en la explanada de las oficinas centrales del PRI para posteriormente dirigirse, de manera furtiva, a las instalaciones del Congreso local.

Minutos antes del mediodía, estos ciudadanos cerraron todo acceso con cadenas, y brigadas de pobladores resguardaron esos puntos durante la guardia de las puertas; cortaron algunas ramas de árboles para armarse y, de ser el caso, defenderse de agresiones.

Al interior del inmueble, los diputados, trabajadores y visitantes quedaron encerrados, sin posibilidad de salir, a menos que los cochoapenses lo permitieran, lo cual no era el caso, como quedó claro cuando, cerca de la 1 de la tarde, un trabajador brincó la cerca y fue recibido con pedradas y correteado por los indígenas.

En algunas puertas colocaron lonas y cartulinas con diversas leyendas, entre las que destacaban “no al fraude electoral”, “Celestino Cesáreo saca las manos de Cochoapa” y “Yo estoy con Hermelinda”, debido a la inconformidad con la resolución de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que dio el triunfo al perredista Daniel Esteban González, quien sigue desaparecido desde el 2 de septiembre.

Aseguraron que Daniel Esteban, por temor al enojo del pueblo por el robo de urnas y compra de votos para su victoria, no fue secuestrado, sino que se escondió para evitar ser linchado, además de que ellos están cansados de que sólo su familia, desde hace más de 12 años, esté en el poder de ese municipio, no sólo en la presidencia municipal, sino también como diputados.

En el congreso, los diputados del partido Morena responsabilizaron al PRI y a su dirigente estatal, Heriberto Huicochea Vázquez, de lo que pudiera ocurrir en el recinto legislativo, durante la toma de las instalaciones, pues consideraron que ellos fueron los que provocaron la protesta.

Ningún diputado de la bancada priísta se acercó a dialogar con los enfurecidos ciudadanos.

Cerca de las 3 de la tarde, hora de salida de los trabajadores, los diputados morenistas Norma Otilia Hernández Martínez, Antonio Helguera Jiménez, Alfredo Sánchez Esquivel, Arturo Martínez Núñez, Zaida Reyes Iruegas y Servando de Jesús Salgado Guzmán salieron a dialogar con los inconformes para generar una mesa de dialogo.

Ante esta acción y petición, los manifestantes se negaban sin argumentos, por lo que Salgado Guzmán les dijo que si no querían dialogar estaban sólo generando desorden y violencia.

“Si no es que no quieren dialogar, que no quieren comisiones y vienen aquí a poner el desorden, y lo que va a suceder es que vamos a traer a los antimotines, cosa que no queremos hacer, pero si ya vienen consignados por Heriberto Huicochea, entonces sí que se haga responsable de lo que suceda aquí”, dijo Servando de Jesús.

En diversas ocasiones las cosas al exterior del Congreso se pusieron tensas, porque se les había pedido que dejaran salir a las mujeres, a lo que accedieron, pero después recularon y permitieron sólo la salida de dos trabajadoras embarazadas y luego cerraron el acceso con una valla humana armada con palos.

Incluso, los manifestantes impidieron que algunas fondas y restaurantes de la cercanía vendieran comida a los empleados del Congreso, con la amenaza de que sus trabajadores serían “garroteados” por “oponerse a la decisión del pueblo”.

Tras casi dos horas de negociación, los diputados de Morena lograron que los cochoapenses permitieran la salida de las trabajadoras del Congreso, mientras ellos seguían con el diálogo.

El diputado Antonio Helguera Jiménez propuso a los manifestantes acudir este martes a la sesión ordinaria, porque ahí estarían presentes los diputados de PRI y PRD, a lo que accedieron casi de inmediato.