De desencuentros, los primeros 10 días en el ayuntamiento de Iguala

Escrito por  Ricardo Almazán Oct 10, 2018

En el primer cabildo, el 1º de octubre, los ediles rechazaron las propuestas de Jaimes

El alcalde, a su vez, se negó a autorizar el número de ayudantes que regidores pedían, sino sólo uno

Tampoco fueron repartidas las comisiones edilicias, ni asignados los cubículos para cada regidor


Iguala, 9 de octubre. El alcalde Antonio Jaimes Herrera sigue sin lograr la conciliación con el cabildo, con el que tuvo diferencias el 1º de octubre, sólo 24 horas después de haber tomado protesta como el nuevo gobierno municipal.

Más de una semana ha pasado, y el alcalde Antonio Jaimes Herrera no ha podido lograr la conciliación con el cabildo, incluso con los ediles de Morena, partido con el que participó y logró ganar la presidencia municipal.

En la primera sesión de cabildo, que estaba programada para el lunes 1 de octubre, se hablarían diversos temas, entre ellos la designación de comisiones, la cantidad de asistentes que apoyaría a cada edil y aprobar a integrantes del gabinete que trabajaría con Antonio Jaimes Herrera.

Durante la primera sesión de cabildo, el alcalde, entre sus propuestas, como secretario general de Gobierno presentó a Andrés Guzmán Salgado, regidor del PRD durante la administración de José Luis Abarca; incluso era muy cercano al ex alcalde que está en prisión desde noviembre de 2014, motivo por el cual varios regidores se oponen a aprobar que se integre al actual gobierno.

También entre sus propuestas, como secretario de Obras Públicas se encuentra Gerardo Gamero Luna, quien trabajó en el mismo puesto cuando fue alcalde por primera vez en la administración 2005-2008. En la primera administración mucho se especuló del desvío de recursos de obra pública, motivo por el cual no lo aceptan los ediles de este gobierno.

Por su parte, los regidores y síndicos solicitaron a Antonio Jaimes que autorice que sean entre tres y cinco los asistentes que cada uno pueda tener; el alcalde ha señalado en reiteradas ocasiones que sólo un asistente debe de tener cada edil para de esta manera ahorrar recurso económico; al no aprobar los ediles las propuestas de varias secretarías que traía bajo el brazo Jaimes Herrera, el presidente no aprobó el aumento del número de asistentes para apoyar regidurías y sindicaturas.

Al observar la polarización que había en la primera sesión de cabildo se optó por suspenderla, esto logró que no se aprobaran las comisiones que tendrá cada regidor y tampoco se aprobó qué oficinas tendrá cada uno de los ediles; por consiguiente, después de semana y media de haber tomado protesta no hay ediles atendiendo a la población porque no tienen un área de trabajo.

En diversos eventos cívicos que se han llevado a cabo, cuando llega el alcalde Antonio Jaimes Herrera no llega ningún edil y viceversa: si llegan los ediles, el presidente municipal no se presenta. Esto ha afectado que existe la mayoría de direcciones y secretarías sin nadie al frente, porque simplemente no se han designado todavía esos cargos.