Integrantes del Frente Progresista Guerrerense denuncian la irrupción ilegal de personas desconocidas y militares en la Coprera. Integrantes del Frente Progresista Guerrerense denuncian la irrupción ilegal de personas desconocidas y militares en la Coprera. Foto: Raúl Aguirre

Allanan militares edificio de la Coprera; le quitan llaves al vigilante y colocan candados

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Oct 14, 2017

Denuncia el Frente Progresista de Guerrero actitudes intimidatorias del Ejército

Se presentan soldados sin orden judicial, acompañando a un civil, presunto dueño del inmueble


El Frente Progresista Guerrerense, creado para apoyar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, denunció que unos 60 militares allanaron sus oficinas en el edificio de la Coprera, en Ejido y Calle 6, le quitaron las llaves al vigilante y las dejaron cerradas, y colocaron candados en una bodega de la agrupación.

El argumento que ofrecieron los militares es que iban acompañando a un individuo que no se identificó y que dijo llevar consigo una escritura proveniente de la notaría de la fallecida notaria Bella Hernández que lo avala como propietario de ese inmueble, pero en la acción no hubo ninguna autoridad civil ni tampoco los militares llevaban ninguna orden judicial para proceder.

En conferencia de prensa, los integrantes del FPG, Jorge Luis Salas Pérez, presidente de la Unión Mercantil de Copreros, que posee la titularidad del inmueble, Isaías Arellano Maldonado y José Jaimes Requena, comisionado de Gestión Social del Frente, denunciaron que la acción tiene tintes intimidatorios, porque no hay ningún juicio sobre el edificio, y en cambio en ese lugar se ha utilizado desde hace años para las sesiones de organizaciones sociales de izquierda y ahora del FPG.

Salas Pérez relató que los hechos ocurrieron entre las 12 y las 13 horas del miércoles 12 de octubre. Ya se había retirado, dijo, de las instalaciones para dirigirse a Coyuca de Benítez, donde vive, cuando recibió una llamada de alguien que le avisó que en el edificio de la Coprera había militares que estaban tratando de romper las cerraduras.

Regresó, dijo, y los encaró, pero los soldados, entre ellos uno de alto rango, le dijeron que solo iban acompañando a un hombre que dijo ser hijo de Florencio Encarnación Ursúa, el fundador de la Unión Mercantil y que traía una escritura a su nombre. Precisó que Encarnación Ursúa nunca fue dueño del edificio, que perteneció siempre a la Unión, ni hay un pleito judicial vigente por el inmueble, ya que el único que hubo terminó en 2012 con sentencia favorable para la agrupación.

Salas Pérez contó que los soldados se introdujeron por todo el edificio y por el patio. Entonces acudió a la agencia del Ministerio Público, que está a unos pasos del inmueble, pero ahí se negaron a recibir la queja alegando que no había policías disponibles, y luego, la titular le pedía que así como el individuo desconocido mostraba una escritura, que él mostrara la suya para ver cuál era la buena.

“Yo le dije que ella no era ningún juez, que ese asunto, si había algún litigio, tendrá que dirimirse ante un juez, yo solo acudía por el allanamiento que estaba ocurriendo en esos momentos”, pero no le hicieron caso. Más tarde, dijo, presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, porque en la estatal, que dirige Ramón Navarrete Magdaleno, no se la quisieron recibir.

Los soldados, junto con un grupo de civiles que acompañaba al supuesto hijo de Encarnación Ursúa, se retiraron cuando vieron que empezaron a llegar miembros del Frente, pero dejaron los candados.

Arellano Maldonado señaló que parece que se trata de un acto intimidatorio y criticó la acción de las Fuerzas Armadas pues recordó que ellos no están facultados para actuar como policías, menos en un conflicto entre particulares, si fuera el caso. En tanto, Jaimes Requena señaló que ha habido una serie de acciones contra el Frente lopezobradorista, entre las cuales mencionó que en febrero pasado les fue dejada una cartulina con amenazas de que debían entregar una cierta cantidad para poder trabajar sin ser molestados; o que una hija de Arellano Maldonado, quien era dirigente del PRD municipal y renunció a ese partido para integrarse en el Frente, fue despedida del Ayuntamiento cuando este hizo su renuncia; entre otras.

Anunciaron que este lunes presentarán una denuncia ante la agencia del Ministerio Público Federal.