Llegan desde horas antes para “tomar  el mejor lugar” y ver a López Obrador Foto: Salvador Cisneros Silva

Llegan desde horas antes para “tomar el mejor lugar” y ver a López Obrador

Escrito por  Salvador Cisneros Silva Ene 12, 2019

“Es un honor estar con Obrador”, gritaron los asistentes


Tlapa, 11 de enero. Vinieron de todos lados. Las familias más pobres abarrotaron el recinto donde este viernes se presentó por primera vez Andrés Manuel López Obrador como presidente de la República; no les importó el sol, la espera o la distancia que recorrieron para ver a su nueva esperanza, aquel que prometió luchar a favor de los pobres.

Eran las 9 de la mañana y las personas comenzaban a llegar a la unidad deportiva de esta ciudad para la esperada llegada del Presidente, aunque la cita oficial estaba programada para las 3 de la tarde.

“La cuestión es tomar el mejor lugar”, comenta un señor de avanzada edad proveniente del municipio Malinaltepec, quien vestía una playera de Morena, su sombrero y huaraches desgastados por el trabajo del campo.

Para el mediodía el recinto estaba casi lleno, faltando todavía tres horas para la llegada del mandatario federal.

Familias completas llegaron caminando, en taxi o en combi hasta la unidad deportiva para presenciar el primer acto de López Obrador como Presidente en La Montaña; también se hicieron presentes organizaciones sociales, movimientos, grupos de trabajadores del ex gobierno federal, profesores, enfermeras y estudiantes.

Este primer acto no fue nada parecido al del gobierno pasado, no figuraron los políticos en primera fila; hoy, ese lugar lo ocuparon las personas discapacitadas. Tampoco hubo filtros de seguridad, el acceso fue libre, tanto así que militantes priístas y perredistas locales y de otras regiones se hicieron presentes.

La multitud se volcó de euforia cuando en las pantallas se mostró la imagen del Presidente caminando por el pasillo hacia el presídium. Tuvieron que pasar más de 20 minutos para que llegara al estrado, no se cansó de saludar, tomarse fotos, recibir peticiones o de besar frentes. “Es un honor estar con Obrador”, gritaban en coro repetidamente los asistentes al encuentro, donde López Obrador puso en marcha el programa Pensión para el Bienestar de las Personas Discapacitadas.

Así fue la primera visita del primer presidente de izquierda de México a La Montaña, un acto que dio preferencia a los más pobres, a las personas más vulnerables y no un acto político para políticos.

El único acto de protesta que se dio en la visita del Presidente fue la de los asistentes contra el gobernador Héctor Astudillo Flores, quien fue abucheado por más de un minuto durante su discurso hasta que el presidente tuvo que intervenir y pedir respeto con su frase “me canso, ganso”.