El fertilizante llegará a puntos de distribución donde podrá ser recogido por productores: alcaldes

Escrito por  Jesús Pintor Abr 24, 2019

Se analiza cómo ayuntamientos podrán absorber el gasto de traslado, indican ediles


Pungarabato, 23 de abril. Alcaldes calentanos analizan las formas en que podrían absorber los gastos de traslado de fertilizante, como “una indicación especial del gobernador” Héctor Astudillo Flores al enterarse de que el insumo solo llegará a puntos de distribución, hasta donde los productores beneficiados habrán de trasladarse para llevárselo.

De esa manera lo comentaron por separado los presidentes municipales de Tlapehuala, Anabel Balbuena Lara; y de Ajuchitlán del Progreso, Hugo Vega Hernández, y es que de otra forma, el abono podría terminar con un precio traducido en gastos de hospedaje, alimentación y papeleo, detallaron.

En situaciones extremas, que algunas organizaciones sociales les quiten de 300 a 500 pesos por productor beneficiado para la realización del trámite, como en el caso de los campesinos de Nuevo Guerrero, explicó la edil de Tlapehuala, Balbuena Lara, quien dijo que hace 15 días eso hicieron, aunque ella ha preferido no subirse al ring y entrar en conflicto con los grupos sociales.

El tiempo es un gran primer obstáculo, asentó el alcalde de Ajuchitlán, Hugo Vega, ya que arrancará la distribución el 15 de mayo, y si bien les han informado que las lluvias empezarán a finales de ese mes, “no podemos confiarnos, si llueve será imposible subir el fertilizante”.

–¿Existe el riesgo de que la parte alta esta vez no obtenga maíz?

–Es muy claro el riesgo.

En esta situación se encuentran cuatro municipios, todos ellos correspondientes al distrito local 17: San Miguel Totolapan, Coyuca de Catalán, Ajuchitlán del Progreso y Zirándaro, abundó Hugo Vega.

En su oportunidad, el alcalde de Tlalchapa, Martín Mora Aguirre, señaló de la dificultad que se cernía sobre Tierra Caliente por el manejo de los tiempos de entrega y las formas.

Un asunto extra es la cantidad a entregarse, que será de seis bultos por paquete, que corresponde a una hectárea, distribuido posiblemente así: cuatro bultos de sulfato de amonio, dos de DAP (18-46-00), una dosis de biofertilizante y un bulto de maíz mejorado, aunque en este aspecto de la fórmula, aún no hay seguridad, anticipó Hugo Vega.

Los cuatro municipios con partes altas, abundó Hugo Vega, se han reunido con los encargados del programa, “porque la lluvia pueda ganarnos”, y si bien los habitantes de las partes altas no cosechan considerablemente, “sí sirve para su autoconsumo, de tal suerte que si no tienen maíz, se verán obligados a conseguirlo del valle u otros lados”.

Un tema que se ha incluido dentro de la discusión, es que muchos campesinos que el año anterior no presentaron ese problema, es la comprobación del documento parcelario que acredite la propiedad del beneficiario, y que ha sido un requisito que incluyó el gobierno federal, y en el que muchos han tropezado, indicó.

Un asunto extra, que esperan que no se salga de control, es el posible aumento del precio de la tortilla por el incremento en el costo de la tonelada de maíz a 5 mil 600 pesos, que vendría a ser el colmo luego de tanta incertidumbre, la lucha por el fertilizante, la lluvia posible, entre otros obstáculos, asentaron.