Irrumpe la Ceteg en el Congreso y destroza equipos, muebles y papeles Foto: Dassaev Téllez Adame

Irrumpe la Ceteg en el Congreso y destroza equipos, muebles y papeles

Escrito por  Citlal Giles Sánchez May 03, 2019

Maestros se niegan a dialogar con diputados de Morena; les arrojan palos y botellas

Normalistas de Ayotzinapa acompañan a los maestros en marcha hasta la sede del Legislativo


Chilpancingo, 2 de mayo. Integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (Ceteg) irrumpieron en el Congreso del Estado, donde causaron destrozos en todas las áreas del edificio. Diputados de Morena, encabezados por su coordinador y presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Antonio Helguera Jiménez, salieron a tratar de dialogar con los manifestantes, pero en respuesta, los maestros les lanzaron palos y botellas con agua.

Como parte del plan de acción de 48 horas de paro nacional, los maestros de la Ceteg marcharon hacia el Congreso del estado para exigir la derogación total de la reforma educativa; en esta ocasión, lo hicieron acompañados de alumnos de la normal rural de Ayotzinapa, quienes protestaron por la determinación de la Comisión de Examen Previo de la Cámara de Diputados de desechar el juicio político interpuesto contra ex procurador de la República, Jesús Murillo Karam, por las omisiones en la investigación por la desaparición de los 43 normalistas.

Antes de que llegaran los maestros, los trabajadores fueron evacuados y al interior sólo se quedaron los diputados de Morena, quienes habían anticipado que recibirían a una comisión de la Ceteg.

Ante la presencia de los diputados morenistas, los maestros –haciendo caso omiso al llamado al diálogo–, rompieron los candados de las puertas de acero del acceso principal y en tumulto ingresaron al Congreso; unos se quedaron a reclamarles a los diputados su falta de compromiso para derogar la reforma educativa, mientras que otros se dirigieron a las oficinas de los diputados donde destruyeron todo a su paso, desde vidrios, computadoras, sillas y documentos.

Mientras maestros cubiertos del rostro causaban destrozos al interior del Congreso, afuera, Antonio Helguera tomaba el equipo de sonido de la Ceteg para reclamarles que hace un par de semanas habían pedido que se les escuchara y contra la Ley Orgánica, él les permitió el uso de la tribuna para que fijaran postura, “porque primero está el pueblo”. –¡Eso mismo dijo el PRI! –le gritó un maestro.

“La fracción de Morena les abrimos el espacio y ahora la fracción de Morena los esperamos para abordar los temas que ustedes quieran…”, les decía Helguera cuando fue interrumpido por otro maestro: –“¡Ya! es que siempre es el mismo discurso con ustedes, siempre. Queremos respuesta a los diversos pliegos petitorios que se han entregado, eso queremos no rollo; respuestas diputado ¡puta madre cabrón!”.

Tras el reclamo, el presidente de la Jucopo abandonó el plantón de la Ceteg e ingresó al Congreso. 

Adentro, el destrozo continuaba. Los manifestantes cubiertos de sus rostros tiraban y destruían todo a su paso, lo mismo sillas, equipo de cómputo, muebles, teléfonos, impresoras, cestos para la basura.

Lograron romper la puerta trasera que da acceso a la Sala de Plenos, donde trabajadores horas antes habían alcanzado a quitar las tabletas electrónicas y micrófonos de las 46 curules y que son parte del equipo del tablero electrónico que costó 7.1 millones de pesos.

También ingresaron al cuarto de producción del área de prensa, destruyendo parte del equipo de video y cómputo que ahí se encontraba.

Más tarde, un grupo de peritos y un notario público daban fe de los diversos daños causados al interior del Poder Legislativo.