Por diferencias políticas, el retraso en el reparto del insumo, señala agrupación Foto: Especial

Por diferencias políticas, el retraso en el reparto del insumo, señala agrupación

Escrito por  Raymundo Ruiz Avilés Jun 03, 2019

Se deslinda el Consejo Estatal de Comisariados del programa


Taxco, 2 de junio. El retraso de la entrega de fertilizante en Guerrero es producto de las diferencias políticas que existen en la entidad, afectando “a miles de verdaderos campesinos que no han recibido el beneficio que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió para los que realmente lo necesita”, señaló el presidente del Consejo Estatal de Comisariados Ejidales, Comunales, Ejidatarios y Comuneros de Guerrero, Gabriel Díaz Hernández.

Consideró que por la directiva de este consejo representada por el tesorero Cohimbre Soriano Martínez, de Costa Chica, y el secretario Ambrosio Salazar Ávila, de Tepecoacuílco, “nos deslindamos del programa de fertilizante 2019, que se supone es un programa totalmente gratuito del gobierno federal, pero que no se ve así”.

Expresó que “el que López Obrador haya permitido que el gobierno estatal, el super delegado estatal, los diputados federales, senadores, presidentes municipales y hasta los barrenderos, hayan provocado que se convierta en un festín de zopilotes, y de todo este circo, los afectados son los campesinos que siembran para autoconsumo”.

Denunció que por todo los “únicos afectados serán los verdaderos productores de maíz, los campesinos a los cuales se les exigió un sin número de requisitos con tal de no cumplir con ellos y no tener derecho al tan necesitado fertilizante, prueba de eso es que ya estamos en plena temporada de siembra y no ha llegado un sólo bulto de fertilizante a nadie”.

Aclaró que como presidente del consejo “no acepté entrar al programa, para que así no puedan taparme la boca con un bulto de fertilizante para así poder decir las cosas como son señores comisariados ejidales y comunales en el estado”.

Por ello, convocó a unificar el consejo y “luchemos las batallas juntos, de lo contrario cualquier político quiere comer la poca carroña que dejan caer al campesino desde sus sillas presidenciales o de otros niveles de gobierno. Ya basta de seguir solamente estirando la mano, esperando a que nos caiga del cielo todo”.