ONG: de 2006 a 2018 hubo 338 mil personas desplazadas en el país Foto: Especial

ONG: de 2006 a 2018 hubo 338 mil personas desplazadas en el país

Escrito por  Héctor Briseño Sep 06, 2019

Los casos ocurrieron en Guerrero, Chiapas, Sinaloa, Oaxaca y Michoacán, informan


Entre 2006 y 2018 ocurrieron alrededor de 338 mil casos de personas desplazadas en los estados de Guerrero, Chiapas, Sinaloa, Oaxaca y Michoacán, advirtió la representante del Centro de Derechos Humanos Tepoztlán Víctor Urquidi, Clara Jusidman, quien advirtió que el tema de desplazamiento forzado interno ha adquirido vigencia muy grande, debido al efecto de la violencia, y la colusión perversa entre autoridades, crimen organizado y empresas, las cuales buscan apoderarse de territorios naturales y minerales, así como para emprender obra pública y nuevos negocios.

En el desarrollo del foro Desplazamiento forzado interno, en un hotel de la zona Diamante de Acapulco, Jusidman subrayó que “si logramos visibilizar el problema que representa el desplazamiento forzoso de personas, debemos darnos por agradecidos”, pues advirtió que durante muchos años ha sido minimizado.

En su intervención, Clara Jusidman advirtió que las causas del fenómeno de desplazamiento de personas han evolucionado desde los años 70, debido a la intolerancia religiosa, disputa por tierras, obras públicas, hasta llegar a la violencia delictiva.

Recalcó que existe la percepción de vivir de nuevo en la época de la revolución, debido al despojo de tierra, ausencia del Estado y pérdida de territorio a manos del crimen organizado.

La presidenta fundadora de la asociación civil Incide Social, subrayó que “las víctimas del fenómeno son invisibles, debemos hacer conciencia de que hay miles que han perdido todo en su vida. Hay ausencia de alternativas de solución verdadera, el fenómeno ocasiona en quienes lo padecen, marginación, explotación de identidad cultural, separación de sus estructuras sociales, ausencia de legislación para su atención, sólo existen leyes en Chiapas y Guerrero pero no están reglamentadas”. Señaló que las personas desplazadas desconocen sus derechos y desconfían en autoridades, además de que es persistente la exposición de grupos de desplazados hacia grupos delictivos. Añadió que el desplazamiento provoca afectaciones como perdidas materiales, de documentos de identidad y falta de acceso a educación, y representa una violación continua y múltiple de derechos humanos.

Mencionó que es obligación del Estado prevenir el desplazamiento, para lo cual la capacidad de inteligencia para evitarlo no existe, así como proteger a desplazados y facilitar su retorno a sus comunidades.