Víctimas de la guerra sucia, fuera de la agenda de AMLO, critican Foto: Rodolfo Valadez Luviano

Víctimas de la guerra sucia, fuera de la agenda de AMLO, critican

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Nov 04, 2019

La ONG Proyecto de Desarrollo para la Sociedad Guerrerense monta ofrenda


Atoyac, 3 de noviembre. Miembros de la organización Proyecto de Desarrollo para la Sociedad Guerrerense protestaron porque el gobierno federal ha incumplido el pago para la reparación de daños a las familias de Atoyac cuyos seres queridos fueron detenidos y desaparecidos en las décadas de los años 60 y 70, durante la llamada guerra sucia.

Los inconformes elaboraron un altar en la base del obelisco al guerrillero Lucio Cabañas Barrientos en el zócalo de la ciudad, además de una manta con la leyenda: “La tortura y privación ilegal de la libertad son violaciones graves a derechos humanos. ¿Cuándo van a investigar?”

En ese lugar, el dirigente de la organización, Enrique Acosta Gómez, leyó un comunicado en el que manifestó que las familias afectadas exigen al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que cumpla la reparación de daño de manera individual.

El líder local indicó que para los gobiernos de los últimos tres sexenios el tema de la guerra sucia fue un asunto de poco interés, por lo que no figura en la agenda del actual jefe del Ejecutivo federal, ni en la agenda legislativa, lo que ha ocasionado que el asunto se rezague, en perjuicio de las familias de las víctimas y ofendidos en los pueblos.

“Creímos que en el actual gobierno federal de López Obrador las cosas serían diferentes, pero no fue así, ya que se utilizan las mismas prácticas, la simulación, la impunidad y el doble discurso; por eso consideremos que el actual gobierno federal minimiza la lucha que, sin duda, es la más importante en Guerrero”, puntualizó.

Dijo que a las organizaciones las autoridades no les han dado a conocer la verdad histórica de los hechos a más de 40 años de que ocurrió la guerra sucia en Atoyac. “Aún no se sabe el destino y el paradero de nuestros familiares; por eso exigimos verdad, justicia y reparación del daño”, apuntó.

Acosta Gómez demandó que el Presidente se reúna con las organizaciones sociales de Atoyac en una audiencia en la que además esté el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas Rodríguez, para discutir las estrategias a seguir para dar solución y cumplimiento al problema planteado y propuso que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) abandone el papel de observador y se pronuncie sobre el cumplimiento de la recomendación  26/2001, “porque las víctimas no pueden esperar más”.