No se puede devolver caballos  a calandrieros, dice activista Foto: La Jornada Guerrero

No se puede devolver caballos a calandrieros, dice activista

Escrito por  Patricia Rumbo Feb 12, 2020

Activistas señalaron que el convenio entre los calandrieros y las autoridades para sustituir a los caballos cuatrimotos, no puede negociar la posibilidad de que los animales sean devueltos a sus dueños después de un año de prueba, porque la Ley de Bienestar Animal prohíbe su circulación sobre el pavimento.

Tras el rechazo de la mayoría de los concesionarios de este transporte a asentar su firma para entregar a los equinos y recibir a cambio cuatrimotos, el presidente de la Unión de Permisionarios y Conductores de Calandrias de Acapulco, Orlando Vallejo Guadarrama, expuso que el trato verbal hecho hace casi dos meses entre la directora de Ecología municipal, Guadalupe Rivas Pérez, el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales del estado, Arturo Álvarez Angi y los grupos, de llevar a cabo la devolución de los caballos si no hay buenos resultados económicos en el periodo de ensayo, por el que dieron el sí, no aparece en este documento, que además presenta cláusulas que les limitan los horarios de las jornadas y las rutas de los recorridos que ahora no están regulados.

La representante de la Fundación de Apoyo a Grupos Vulnerables y Sin Voz, Ángeles López Sotelo, señaló al respecto este martes que el relevo de los equinos debe cumplir tres aspectos para obtener la aprobación social, legal y de los calandrieros, “la eliminación de la crueldad hacia los caballos, ubicándolos en lugares dignos después de su retiro, el beneficio de la afluencia económica para el puerto de Acapulco y la conservación del trabajo humano”.

Indicó que a cinco años de la publicación de la ley, este gobierno está intentando cumplir con pocos recursos a corto plazo otorgando vehículos, pero que a mediano plazo debe enfocarse en una mayor y mejor inversión adquiriendo calandrias eléctricas para elevar el nivel del destino turístico que ha sido mermado en muchos aspectos.

López Sotelo consideró que después de este ejercicio de explotación hacia los caballos por más de 50 años, el cual es calificado por los calandrieros como una tradición, lo que les corresponde es una jubilación con honores en espacios apropiados y la posibilidad de que sean nombrados “animales distinguidos de la ciudad” a iniciativa de protectoras independientes y de organizaciones defensoras de los derechos de los animales locales y nacionales.