Ceteg exige justicia por hechos en Chiapas contra padres de los 43 y normalistas Foto: Dassaev Téllez Adame

Ceteg exige justicia por hechos en Chiapas contra padres de los 43 y normalistas

Escrito por  Beatriz García y Rodolfo Valadez Luviano Feb 18, 2020

En Atoyac, el FDP llama a López Obrador para que cese la represión contra activistas

Demanda que se investigue lo sucedido, sobre todo, quién dio la orden de actuar contra ellos


La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg), demandó justicia sobre los hechos sucedidos en Chiapas contra padres de los 43 y normalistas.

En conferencia de prensa, el secretario general de la Ceteg, Arcángel Ramírez Perulero señaló que a nombre de la coordinadora condenaba los hechos sucedidos en Chiapas, sobre todo porque un estudiante de nuevo ingreso resultó herido y está delicado de salud, y todo esto causado por el gobierno de ese estado.

Exigió que se investiguen los hechos sucedidos, sobre todo quién dio la orden de actuar contra los maestros, alumnos e incluso niños que ahí iban, y que esperaba se estuviera dando la atención de salud adecuada.

Remarcó que los hechos deben ser investigados para dar con la verdad, y así puedan ser castigados los responsables, además que desde el gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador se ha asegurado que se abonará al diálogo, porque supuestamente no se va a reprimir a nadie.

El dirigente abundó que la marcha que se estaba realizando ese día en Chiapas era pacífica, y que dentro de las acciones era visitar las normales rurales del país, con el objeto de que las comisiones del gobierno federal agilicen y resuelvan el caso, el cual evidenció elementos como la falta de justicia, impunidad y de inseguridad, además de la complicidad de la delincuencia en algunos gobiernos.

Por otra parte, mostró su desacuerdo por el posicionamiento de repudio del gobernador Héctor Astudillo Flores, pues lo consideran contradictorio, pues en los últimos meses en el estado esa ha sido la bandera, el de reprimir, desalojar y detener a los manifestantes, como lo que sucedió recientemente con trabajadores de salud y profesores de preparatorias populares.

FDP pide cese de represión

En Atoyac, el Frente de Defensa Popular (FDP) llamó al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para que cese la represión hacia los luchadores sociales en Guerrero y el país.

“Repudiamos los hechos ocurridos en Chiapas. No es posible que el gobernador morenista de ese estado, Rutilio Escandón, haya ordenado la agresión en contra de los padres de esa manera, junto con los alumnos y padres de la normal Mactumactzá, sin embargo no nos extraña, porque el mandatario también ha encabezado una fuerte represión en contra de miles de campesinos de esa entidad”, puntualizó su dirigente, Clemencia Guevara Tejedor, quien condenó las agresiones que sufrieron los padres de los 43 normalistas.

 En entrevista, exigió que el gobierno federal agilice las investigaciones para capturar y castigar a los responsables de las agresiones y que se ordene juicio político en contra del gobernador, “porque los culpables no pueden andar impunes por las calles. El gobierno no puede ensañarse con los activistas y ser blando con los que pertenecen a la delincuencia organizada”, apuntó la dirigente.

Agregó que la mayoría de las organizaciones sociales de Guerrero se solidarizan con el grupo de padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y consideró necesario que éstas se mantengan unidas para enfrentar los embates de los gobiernos federal y estatal.

Asimismo, apremió al jefe del Ejecutivo federal para que cese la campaña de hostigamiento y represión en contra de los luchadores y organizaciones sociales de Guerrero y el país.

Pidió además a López Obrador  para que atienda los problemas que hay en esta entidad, donde existen, dijo, cientos de personas que han sido desplazadas de sus comunidades por temor a la inseguridad, donde se vive a diario un clima de desaparición de personas, asesinatos y delincuencia, similar a lo que sucede en otras entidades como Oaxaca, Chiapas o Michoacán, donde también, aseguró, se requiere de su atención permanente.