José Díaz Navarro, presidente del colectivo Siempre Vivos, en entrevista lamentó que las comunidades siguen desoladas por la violencia y la falta de justicia. José Díaz Navarro, presidente del colectivo Siempre Vivos, en entrevista lamentó que las comunidades siguen desoladas por la violencia y la falta de justicia. Foto: Salvador Cisneros Silva

Comunidades indígenas, las más afectadas por la violencia, indican

Escrito por  Salvador Cisneros Silva Ago 21, 2017

A las poblaciones sólo ha regresado la mitad de la población desplazada, señala
“Sufren por el desplazamiento forzado, secuestros, asesinatos, desapariciones forzosas, entre otras”
El Colectivo Siempre Vivos presentó una queja ante autoridades estatales por la desatención al sector


Chilapa, 20 de agosto. Las comunidades indígenas han sido las más afectadas por el tema de la inseguridad y la violencia que vive el estado de Guerrero, por ser pobres, discriminadas, no tener acceso a la justicia y a quienes no se les repara el daño por ser víctimas; o ser forzadas a abandonar sus pueblos por amenazas del crimen organizado, lamentó José Díaz Navarro, presidente del colectivo Siempre Vivos.

El colectivo de familias de personas desaparecidas Siempre Vivos, ha promovido una queja ante las instancias de seguridad del gobierno del estado por la discriminación de la cual son objeto las familias indígenas víctimas de la violencia.

José Díaz Navarro vive fuera de su natal Chilapa por las diversas amenazas en su contra de los grupos del crimen organizado, actualmente cuenta con medidas cautelares. A su regreso al municipio, aseguró que actualmente continúa con los mismos niveles de inseguridad, que las desapariciones forzadas han disminuido pero que los homicidios dolosos van en aumento. “Según datos documentados en Chilapa se han registrado de enero a la fecha 155 homicidios dolosos, la mayoría de estos homicidios son personas que han sido desmembradas, sin brazos, sin cabeza, calcinados”, subrayó.

Las comunidades nahuas de Tepozcuatla y Ahihuilulco, pertenecientes al municipio de Chilapa, son dos de las más afectadas por el desplazamiento forzado de las familias amenazadas por grupos del crimen organizado.

“Vemos en estas comunidades una crisis, la crisis que ha existido desde hace varios años, existe una amenaza latente para la gente de estas comunidades y que a pesar de la vigilancia, los retenes militares y de la Policía Federal, los grupos criminales que operan continúan libremente cometiendo desapariciones y homicidios sin que se de un operativo real y conciso para detenerlos”, mencionó.

Díaz Navarro, comentó que a pesar de la seguridad implementada por el estado y la Federación en las comunidades desplazadas, todavía no se regresa 50 por ciento de su población y actualmente las familias que deciden regresar, no cuentan con servicios de salud o educación. “Este lunes los pocos niños de las comunidades desplazadas no regresarán a clases, las escuelas están abandonadas, los profesores no regresaron para realizar los registros para volver a clase”, asentó.

El presidente del colectivo Siempre Vivos, dio a conocer que en la segunda semana de agosto fueron desaparecidos tres jóvenes de una comunidad indígena, quienes habían denunciado tres años atrás la desaparición de su familiar.