La sana alimentación, un sistema de defensa contra el Covid-19: nutrióloga Foto: Especial

La sana alimentación, un sistema de defensa contra el Covid-19: nutrióloga

Escrito por  Patricia Rumbo Mar 25, 2020

Insta la especialista Susana Vélez a seguir una dieta basada en una amplia gama de alimentos de origen vegetal


La dieta basada en una amplia gama de alimentos de origen vegetal ricos en fibra y la disminución de comidas chatarra ultraprocesadas, refuerzan el sistema inmunológico para que responda contra cualquier virus y contra el Covid-19, informó la nutrióloga Susana Vélez.

En entrevista la también catedrática del área de nutrición de universidades privadas de Acapulco, explicó lo qué es recomendable consumir para ayudar al organismo durante esta cuarentena.

“Espinacas, jitomates, cebollas, pimientos, limón, zanahorias, calabazas, brócoli, coliflor, queso, leche, tostadas, huevos, frijoles y garbanzos se deben ingerir en primer lugar, y después algunas porciones de carne, todo de forma equilibrada y variada”, recomendó la asesora de salud.

Dijo que el plato del bien comer que está disponible en libros de educación básica y en la red, puede ser una guía de colores para servir las tres comidas del día “verde de legumbres y frutas, amarillo de cereales y rojo en último sitio para las carnes”.

Informó que un sistema inmunitario resistente ayuda a proteger al cuerpo humano de sustancias extrañas y dañinas como bacterias, virus, toxinas y células cancerígenas porque produce células y anticuerpos que destruyen estas formas nocivas.

“Es importante decir a la población que la alimentación construye un sistema de defensa, porque la mayoría de las veces no relacionan los hábitos alimenticios con la vulnerabilidad hacia las enfermedades y virus, sea gripa o coronavirus, sin omitir que la pobreza es factor importante que reconocer cuando se decide qué comer”, explicó.

Susana Vélez recomendó no consumir productos industrializados porque contienen grandes cantidades de químicos, colorantes, sodio, grasas y azúcares que deterioran las funciones e incrementan las posibilidades de adquirir enfermedades crónico-degenerativas.

Dio prioridad a seguir las pautas básicas para no contraer la enfermedad, tales como lavarse las manos regularmente, higienizar las hortalizas y frutas, evitar tocarse la cara y restar el contacto social.

Dadas las recomendaciones de las autoridades sanitarias de replegarse en el hogar ante la fase dos decretada, Vélez insistió en evitar aglomeraciones innecesarias, seguir las propuestas de los nutricionistas a la hora de realizar la compra, entre las que destacó una adquisición medida, solidaria y ética en el estado de prevención.

La promotora de la salud comunitaria en colonias pobres de la ciudad expuso que aunque parezca que la situación está fuera de control por la crisis sanitaria, hay muchas iniciativas que se pueden tomar para proteger la salud propia y la de las personas cercanas.