Bloquean comerciantes del mercado Central la Vía Rapida Foto: Raúl Aguirre

Bloquean comerciantes del mercado Central la Vía Rapida

Escrito por  Héctor Briseño y Hercilia Castro Abr 09, 2020

No recibimos apoyos ante contingencia sanitaria: trabajadores de La Isla de Ixtapan

La emergencia provocada por el Covid-19, ha dejado a cientos de familias sin sustento, señalan

“Es necesario que la Federación implemente apoyo económico para rescatar a el sector en Azueta”


Continúan los bloqueos a vialidades de Acapulco, por parte de comerciantes y pobladores que exigen a autoridades ayuda económica o despensas, al señalar que la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19, ha dejado a cientos de familias sin sustento, debido a la disminución de visitantes y el cierre de centros recreativos.

Después de mediodía, comerciantes del mercado Central bloquearon la avenida Constituyentes y la calle Diego Hurtado de Mendoza, bajo el paso elevado de la Vía Rápida.

Decenas de comerciantes fijos y semifijos se concentraron desde las 13 horas bajo el paso elevado, para finalmente bloquear la vialidad.

Al sitio arribaron elementos de la Policía Vial municipal, par intentar agilizar la circulación vehicular.

La protesta concluyó cerca de tres horas después, luego de que autoridades municipales repartieron víveres, labor que concluyó hasta poco antes de las 16:30 horas.

Asimismo, pobladores de la colonia 20 de Noviembre bloquearon la carretera Acapulco-México, a la altura del mercado de la 20 de Noviembre, cerca del punto conocido como la Cima, poco antes de las 2 de la tarde, aproximadamente hora y media, para exigir despensas al gobierno.

Señalaron que el cierre de playas, hoteles y establecimientos de todo tipo, ha provocado que cientos de familia se queden sin percibir ingresos.

La protesta ocasionó congestionamiento vehicular y una larga fila de vehículos.

Por segunda semana consecutiva, comerciantes y pobladores de diversas colonias de Acapulco realizan bloqueos, concentraciones y protestas para exigir al gobierno ayuda económica o alimentos, pues la situación de crisis económica se agravó desde el viernes pasado por la baja de turistas y el cierre de playas.

Locatarios de mercados y tianguis han resultado afectados por igual.

Lucila Marchant Millán, del mercado de artesanías La Dalia, manifestó que “no hay ventas, llevamos como 15 días sin vender ni un peso, no hay nada, la estamos pasando difícil, casi ya no abrimos y no hay turismo en las payas”.

Este miércoles, Acapulco promedió 3.9 por ciento de ocupación hotelera; la zona Diamante promedió 1.6 por ciento; la zona Dorada 4.7, y la zona Tradicional registró  2.7 por ciento de ocupación.

En Guerrero se han registrado hasta el momento 41 casos positivos de Covid-19, 16 pacientes recuperados, cuatro defunciones, y se mantienen 145 sospechosos, de acuerdo a la Secretaría de Salud estatal.

Este mes será difícil, dicen empleados de restaurantes

En Zihuatanejo, trabajadores de La Isla de Ixtapa, externaron estar preocupados debido a que no están teniendo apoyos ante la contingencia sanitaria del Covid-19, lo que ha afectado sus bolsillos.

Entrevistados al respecto, restauranteros y empleados que por más de 40 años han vivido del turismo, manifestaron que es necesario que el gobierno federal implemente apoyo económico para rescatar a ese sector.

Pedro Serrano, propietario del Marlin, expresó que sería buena una ayuda monetaria a los cientos de familias que dependen del turismo, a las más necesitadas, pues este mes será difícil para ellos.

Tomasa, cocinera en La Isla desde hace 20 años, dijo que sería bueno que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, debería darles una pensión por lo que dure la cuarentena.

Consideró que las despensas que dio el gobierno municipal del alcalde Jorge Sánchez Allec, no son suficientes “es una despensita con un arroz, pasta, atunes, pero eso no nos dura, tenemos que pagar agua, luz, transporte”.

El mesero Guicho, dijo que esperaban con ansias la temporada de Semana Santa, pero la pandemia del Covid-19, los deja sin ingresos esperados.

En un recorrido por La Isla, se observaron los restaurantes cerrados, algunos sólo con sus vigilantes o familiares sin dar servicio alguno.

Al fondo, yates y veleros de lujo con sus dueños y amigos que practicaban esquí, jet ski y, moto acuática, disfrutaban el mar, pese al cierre de playas y el decreto oficial de Emergencia Nacional que prohíbe actividades recreativas y traslado de terceros, como medida de mitigación y control contra el Covid-19.