Exigen vendedores de Chilpancingo a la Copriseg que permitan abrir sus negocios Foto: Dassaev Téllez Adame

Exigen vendedores de Chilpancingo a la Copriseg que permitan abrir sus negocios

Escrito por  Beatriz García May 20, 2020

Sólo queremos trabajar, tenemos que pagar renta, se quejan


Chilpancingo, 19 de mayo. Comerciantes de Chilpancingo acudieron a las oficias de la Comisión para la Protección contra Riesgo Sanitarios del Estado de Guerrero (Copriseg) para exigir les permitan abrir sus negocios, porque son sustento económico de sus familias y además deben pagar rentas.

Ante el cierre de negocios por la declaratoria de la pandemia del coronavirus los comerciantes en la ciudad se quejan porque su economía mermó, y necesitan abrir sus negocios. Otros dicen no es parejo para todos los locatarios la indicación de cerrar, pese a que hay negocios no esenciales abiertos.

Cerca de las 2:30 de la tarde unos 100 comerciantes, ubicados en diferentes puntos de la ciudad, llegaron a las oficinas de la Copriseg, para demandar el permiso deapertura de sus negocios.

Los hombres y mujeres llevaron cubrebocas puestos, caretas y otros con gafas protectoras, y arribaron a las oficinas de la dependencia estatal, ubicada en la avenida Juan Ruiz de Alarcón esquina con calle Libertad en el barrio de San Francisco.

La comerciante de la librería Kerigma, Sofía Catalán, señaló que el motivo de su presencia en la Copriseg es por la necesidad de reabrir sus negocios, que entonces decidieron unirse varios compañeros en la misma situación, para entablar un diálogo con las autoridades.

Los comerciantes pertenecen principalmente a negocios “no esenciales”. Es decir comercios que ante la pandemia deben cerrar porque no son indispensables como: zapaterías, tiendas de ropa, librerías, tiendas de telefonía celular, florerías.

Sofía Catalán justificó que con sus compañeros necesitan abrir sus locales, pues son el sustento económico de sus familias y además deben pagar renta, porque los dueños no se las condonaron, a algunos solo les aplazaron sus pagos.

Los locatarios propusieron les permitan abrir sus negocios unas cinco horas diarias, con las restricciones correspondientes, como cerrar los accesos a sus tiendas para permitir el paso solo a quienes lleven cubrebocas y se pongan en las manos gel antibacterial. También que los comerciantes porten cubrebocas y caretas permanentes.

Los comerciantes aclararon que no estaban pidiendo dinero ni despensas, sólo que les permitan trabajar.

Una comisión de comerciantes ingresó a las instalaciones para negociar con las autoridades de la Copriseg.