Demandan ejidatarios de Chilpancingo a Semarnat cancelar permiso de talar árboles Foto: Dassaev Téllez Adame

Demandan ejidatarios de Chilpancingo a Semarnat cancelar permiso de talar árboles

Escrito por  Beatriz García May 28, 2020

Lamentan que la dependencia estatal, que otorgó la licencia, no solucione el problema

Está provocando que manantiales, arroyos y barrancas de Chautipan se estén secando, denuncian


Chilpancingo, 27 de mayo. Ejidatarios de Chautipan, localidad serrana de Chilpancingo, demandaron la cancelación de un permiso que otorgó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para talar árboles, pues está provocando que manantiales, arroyos y barrancas se estén secando.

La mañana de este miércoles una representación de 46 ejidatarios de la localidad denunció las irregularidades que está viviendo y la tala excesiva que se está haciendo.

Los denunciantes no quisieron dar su nombre, pues dijeron que hablarían a nombre de todos.

Expusieron que la tala inmoderada que se está efectuando en el ejido está apoyada por otros 30 ejidatarios, y además son quienes se quedan con el pago de utilidades que se recibe por esta acción, y ellos no les entregan nada.

El ejido de Chautipan está localizado en la zona serrana de Chilpancingo. Ahí habitan 86 familias en una superficie de 3,700 hectáreas.

Los ejidatarios detallaron que Semarnat otorgó el permiso de uso forestal a una empresa que desconocen su nombre, y son quienes se encargan de vender la madera, y que esto está trayendo problemas principalmente en el abastecimiento de agua.

El 12 de mayo llevaron un escrito a Semarnat para solicitar la suspensión del permiso que otorgó.

En la recepción les recibieron y sellaron el documento, y les aseguraron que en 10 días les darían respuesta. Pero no fue así.

Entonces, este jueves los ejidatarios acudieron a la dependencia nuevamente para saber qué pasó con el oficio que entregaron.

La información que les dieron es que no se revisó el oficio porque aseguraron que no es competencia de ellos, sino de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). Los ejidatarios lamentaron que la dependencia estatal, siendo quien otorgó el permiso, no les puedan solucionar el problema.

Por lo tanto, antes de dar la conferencia, los pobladores llevaron el oficio a Profepa, y esperan que sean ellos quienes paren la tala de árboles en su ejido y eviten más deterioro en el ambiente,  para que sus manantiales,  barrancas y arroyos no se sequen.

Finalmente pidieron la intervención del gobernador Héctor Astudillo Flores, para impedir que se siga con esta práctica.