ONG conmemoran 25 años de la masacre de Aguas Blancas con protestas y reproches Foto: Rodolfo Valadez Luviano

ONG conmemoran 25 años de la masacre de Aguas Blancas con protestas y reproches

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Jun 29, 2020

Sólo los representantes acudieron a la celebración por la contingencia sanitaria

Recriminan que no haya avance sustancial para esclarecer ese y otros crímenes, como El Charco


Coyuca de Benítez, 28 de junio. Con protestas para exigir justicia y reproches al nuevo gobierno federal por su indiferencia para capturar y castigar a los culpables de los crímenes de lesa humanidad y a los asesinos de luchadores sociales, organizaciones sociales conmemoraron 25 años de la masacre de Aguas Blancas, en el vado del mismo nombre en el municipio de Coyuca de Benítez.

Debido a la contingencia sanitaria en contra del Covid-19, sólo asistieron los representantes de las organizaciones participantes, entre ellas la Organización Campesina de la Sierra del Sur (Ocss); la Liga Mexicana por la Defensa de los  Derechos Humanos (Limeddh); la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); Mujeres Atoyaquenses a Favor de la Igualdad; Organización Indígena Campesina Vicente Guerrero; Preparatoria Popular de El Quemado; Red Solidaria Década Contra la Impunidad; Red Alerta Temprana y Con Violencia Nada.

Luego de que los asistentes colocaron ofrendas florales en el lugar donde el 28 de junio de 1995 las policías Judicial y Motorizada de Guerrero masacraron a 17 campesinos e hirió a 23, todos integrantes de la Ocss, Juani Guzmán Reina, directora de la Preparatoria Popular de El Quemado, leyó un manifiesto en el que los activistas aseguraron que para el asesinato los elementos de las corporaciones policíacas actuaron con premeditación, alevosía y ventaja, bajo la orden del entonces gobernador del estado, Rubén Figueroa Alcocer.

“Hoy día, los autores materiales fueron liberados y exonerados. Con diferentes colores partidarios, pero con la misma esencia represiva y corrupta; los asesinos de nuestros compañeros se reciclaron manteniéndose en el poder. Mientras una parte de la izquierda revolucionaria se olvidó de las víctimas de Aguas Blancas; el gobierno guerrerense declara que la masacre es cosa juzgada, condicionando el silencio de algunas víctimas y deudos, al entregarles anualmente tres mil pesos gestionados por abogados corruptos coludidos con el gobierno”, puntualizó la activista.

En el documento los manifestantes señalaron que en el contexto de la pandemia por el Covid-19, la actuación de los tres niveles de gobierno ha sido omisa para desplegar un sistema sanitario efectivo como lo suscribe la resolución 1/2020 “Pandemia y Derechos Humanos en las Américas”, de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), lo que convierte a los pueblos en grupos vulnerables que sufren el aumento diario de muertes por coronavirus.

Asimismo, recordaron los asesinatos de los luchadores sociales, Miguel Ángel Mesino Mesino, Armando Chavarría, Arturo Hernández Cardona, Raymundo Velázquez, Rocío Mesino Mesino, Ranferi Hernández Acevedo y la desaparición forzada de 43 estudiantes de Ayotzinapa, cuyos casos continúan sin ser resueltos y los culpables gozan de la impunidad que hasta el nuevo gobierno se ha mantenido intacta.

Reprocharon además que a dos años de que logró el triunfo en las urnas el nuevo gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, éste se mantiene sin avance sustancial para las demandas principales de justicia, como son el esclarecimiento de la masacre de Aguas Blancas y otras como El Charco; la tortura y ejecución extrajudicial de los luchadores sociales o la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Acusaron a la Fiscalía General de Estado (FGE), de ser disfuncional, inoperante e intrascendente, para ser un instrumento ciudadano coadyuvante y autónomo formado por familiares y víctimas de la represión, para hacer realidad el esclarecimiento de los crímenes de lesa humanidad.

Asimismo, exigieron al Estado mexicano que cumpla con las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y demandaron la liberación de Orlando Ávila Mesino, Jerónimo Hernández Refugio, Antonio Barragán Carrasco y Gilberto Aguirre Bahena, integrantes de la Ocss.

Finalmente, los activistas aseguraron que no callarán hasta llevar ante la justicia a quienes violentamente les arrebataron a sus padres, hijos, hermanos y compañeros de lucha, y manifestaron: “el perdón y olvido no es posible cuando una sociedad ha sufrido agravios lesivos a sus derechos humanos y a su dignidad”.