Reanuda la iglesia católica las celebraciones eucarísticas presenciales en Acapulco Foto: Raúl Aguirre

Reanuda la iglesia católica las celebraciones eucarísticas presenciales en Acapulco

Escrito por  Héctor Briseño Jul 06, 2020

Es obligatorio utilizar cubreboca, y el aforo es limitado a 90 personas en la catedral

Insiste el arzobispo en seguir las medidas de prevención para evitar contagios del nuevo coronavirus


Con medidas de seguridad sanitaria, la iglesia católica reanudó las celebraciones eucarísticas presenciales el domingo.

El arzobispo de Acapulco Leopoldo González González, insistió en seguir las medidas de prevención para evitar contagios del nuevo coronavirus.

Los fieles asistentes a la catedral del Zócalo, así como en otras parroquias de la ciudad, se sentaron entre cintas amarillas, y para su ingreso al templo, tenían que untarse gel antibacterial en las manos, colocar su calzado sobre un tapete de higiene, mientras que una persona les tomaba la temperatura con un termómetro digital antes de ingresar al recinto.

La utilización de cubreboca es obligatoria, y el aforo fue limitado a 90 personas, que se sentaron hasta a dos metros de distancia entre sí, en su mayoría adultos mayores, aunque se recomienda que no acudan personas de más de 65 años, o con enfermedades como diabetes, cáncer o hipertensión.

Las entradas laterales permanecen cerradas, por lo que se puede ingresar a la catedral sólo por el frente, donde fueron colocados mensajes y una pancarta que indica las normas de seguridad e higiene para asistir a misa.

Al encabezar la misa dominical en la catedral del Zócalo, a las 12 del día, el arzobispo de Acapulco planteó que el uso de cubre bocas debe ser algo ordinario en la vida de las personas, así como el guardar la sana distancia, y salir de la casa solo a lo necesario.

Leopoldo González subrayó que la epidemia de Covid-19 no ha pasado, pues todavía es muy el alto el número de contagios y el de personas que mueren.

En otro hecho, el sábado se dio a conocer el fallecimiento del sacerdote Andrés Bahena Álvarez por Covid-19, en el hospital militar de Acapulco, a la edad de 49 años.

Se explicó que Bahena Álvarez murió después de una larga batalla contra la diabetes, agravada por el Covid-19.

Debido a los actuales protocolos impuestos por la pandemia, no se realizó velación, y fue despedido con una oración, en la parroquia de San Cristóbal en la colonia Progreso y en Costa Azul, antes de ser sepultado.