Carece el hospital de El Quemado de lo más elemental para tratar a un paciente, acusan Foto: Especial

Carece el hospital de El Quemado de lo más elemental para tratar a un paciente, acusan

Escrito por  Héctor Briseño Sep 10, 2020

Compramos medicamentos que no sabemos si se los aplican a nuestros enfermos, dicen

No hay ni siquiera paracetamol, papel de baño o toallas húmedas, se quejan familiares de enfermos


Familias de colonias y poblados alejados de Acapulco, viven un viacrucis cuando por necesidad, deben internar a un familiar en el Hospital General de este destino de playa, ubicado en El Quemado, en la zona rural del municipio, en cuyo exterior sobresalen puestos semifijos de venta de medicamentos, muchos con etiquetas alteradas, a precios elevados, además de pañales, gasas, vendas, jeringas, alcohol.

Bajo toldos y lonas que los protegen del sol y la humedad, la noche y la lluvia, parientes deben reunir dinero para comprar medicinas, pues el hospital, que depende de la Secretaría de Salud estatal, carece hasta de paracetamol, papel de baño, toallas húmedas, y lo más elemental para tratar a un paciente.

“Ayer me pidieron botellas de agua para bañar a mi mamá, toallas, jabón, esponjas, ya compramos ácido ascórbico porque no tienen, llegué con 20 mil pesos y me quedan 2 mil”, explicó Marlen Ascencio Damián, quien mencionó que “no importa, para eso me fui a trabajar al norte”.

Entre lágrimas, Marlen relató que viajó desde Texas para ver a su madre, a la que no ha podido ver, quien fue ingresada por un cuadro de anemia hace siete días, y ahora le informaron que padece Covid.

“Tuvimos que pagar para que los enfermeros nos dieran información”, reprochó una de sus hermanas, quien junto a su familia, originaria de la comunidad de Piedra Imán, espera noticias de su madre.

A unos metros, bajo una lona, Yalitza Ramírez Montalvo, de la colonia Jardín, explicó que optó por contratar a una enfermera particular para cuidar a sus padres, quienes ingresaron el lunes pasado al hospital del Quemado por tener problemas respiratorios.

Dos días antes, los médicos les hicieron gastar 2 mil pesos en medicina, que finalmente su papá no tomó debido a un diagnóstico equivocado. Ahora espera noticias, pues piensan que sus papás pueden tener Covid, mientras, muestra las recetas oficiales, con la leyenda “surtir en farmacia”, pero que invariablemente debe comprar en otra parte. En las afueras del hospital de El Quemado sobresalen lonas, sombrillas, una señalética es improvisada como sillón, sobre el césped. Así como vendedores que sobre mesas, con hieleras, ofrecen refrescos, insulina, comida chatarra.  Familiares de pacientes relatan que compran medicamentos de 300, 385, 750, mil 500 pesos, que además no saben si se los aplican a sus familiares, pues apenas y tienen información de su estado de salud.