Vuelven los payasos de Chilpancingo, y sus funciones, al Zócalo de la capital Foto: Especial

Vuelven los payasos de Chilpancingo, y sus funciones, al Zócalo de la capital

Escrito por  Dassaev Téllez Adame Sep 10, 2020

Los shows se tienen que hacer bajo las medidas sanitarias correspondientes


Chilpancingo, 9 de septiembre. Tras seis meses de haberse mantenido cerrado el Zócalo de Chilpancingo, el lunes se dio su reapertura y con ello los payasos que ofrecen funciones al público en una de las escalinatas frente a la catedral La Asunción de María.

Pero ahora, dichos shows se tienen que hacer bajo las medidas sanitarias correspondientes, por lo que el ayuntamiento de Chilpancingo, les pidió a los payasos no hacer concursos y pedir a la ciudadanía mantener la sana distancia y usar cubrebocas en todo momento.

Tatay DiCaprio cuenta que durante estos seis meses de confinamiento, derivado de la contingencia del Covid-19, fue la peor experiencia que ha tenido.

Pero gracias a la presencia de su hija que está a meses de cumplir un año de vida, el encierro se volvió más agradable, ya que se volvió amo de casa de tiempo completo.

Ahora, al regresar por primera vez al lugar donde ofrece sus chistes y rutinas de payaso, se sintió más relajado, “esto también es una manera de sacar todo nuestro estrés, aparte de que la gente también viene y saca su estrés con nuestros chistes, nosotros contamos algunas anécdotas de nuestra vida y como terapia para nosotros, ellos no se dan cuenta que muchas veces son historias de nuestra vida”.

Dijo que durante estos seis meses no contó con trabajo, por ende, no tuvo ingresos económicos para su hogar y su familia, por lo que tuvieron que sobrevivir con los pocos ahorros que tenía, algunos préstamos y con el salario de su esposa.

Pero lo que más le hizo falta en estos meses fueron las risas que siempre lo han llenado de energía. “Hoy quiero reconocer el esfuerzo que hacen los ninis para ganarse su beca, porque estar encerrado en casa, sin hacer nada, está cabrón, es muy difícil y no cualquiera lo puede hacer”, comentó en tono de broma y como parte de los constantes chistes que hace, aún cuando pretende hablar en tono serio.

Cuestionado sobre el regreso al Zócalo de Chilpancingo, dijo estar “contento, pero a la vez nervioso, porque este es un show nuevo y no sé cómo lo reciba el público, porque son muy exigentes y conocen nuestras rutinas”.

Dijo que el trabajo que realiza, junto a otros payasos que también ofrecen show de manera sorteada en este lugar, es “un trabajo muy noble, porque además de que me da para sostener la familia, me llena de energía”.

Ante esta apertura, dijo que el ayuntamiento les pidió regresar sólo si acataban las medidas sanitarias, por lo que lo hizo maquillado, pero bajo un cubrebocas, además compró una cinta adhesiva de precaución para que los asistentes a estos shows pudieran mantener una distancia considerable.

Además, cada 2 o 3 chistes, pide al público usar cubrebocas en todo momento y a no dejar basura en el espacio. “Ya pasamos los más feo, ahora sólo nos queda cuidarnos, seguir insistiendo en que quienes vengan a ver el show traigan cubrebocas, que respeten las cintas para mantener sana distancia y principalmente que vengan con la actitud positiva a reírse de la vida, a disfrutar que estamos vivos y que Dios nos ha regalado esta hermosa cualidad de poder disfrutar de la vida”.

Aseguró que, a pesar de usar el cubrebocas, objetos que les ocultan las risas a los asistentes, él y los demás payasos, se encargan de convertirlos en carcajadas para que la desesperación, el miedo y el estrés que dejó el encierro se les olvide por un momento y puedan buscar un camino a la felicidad que se tenía antes del Covid-19.