Denuncian mujeres al alcalde y a la Policía Preventiva de Olinalá de amenazas y acoso Foto: Dassaev Téllez Adame

Denuncian mujeres al alcalde y a la Policía Preventiva de Olinalá de amenazas y acoso

Escrito por  Alondra García Lucatero Oct 02, 2020

Seis elementos “doblaron” a mi hermana menor para someterla, señala Arleth Hernández

Fueron detenidas arbitrariamente por supuestas indicaciones del edil y el director de la municipal, acusan


Tres mujeres de Olinalá denunciaron ante el Ministerio Público al alcalde José Juan Herrejón Ortíz y al director de la Policía Preventiva, Antonio Ávila Baltazar, tras ser víctimas de una detención arbitraria, recibir amenazas y sufrir acoso por parte de ocho policías de ese municipio.

Arleth Hernández Hernández es una mujer de 29 años, dueña de una papelería en la cabecera municipal de Olinalá, en la región Montaña. En entrevista, relató que la noche del 04 de agosto ella viajaba en su vehículo particular con dirección a su domicilio, junto a su hermana, de 24 años y una amiga de 32.

Denunció que, sin causa aparente, un grupo de la Policía Preventiva les marcó el alto y les indicó que están detenidas.

“Nos dijeron que acompañáramos a la patrulla número 06, porque era un reporte por parte del presidente municipal y del director de la policía, nosotras nos negamos y les preguntamos cuál era el reporte, pero no nos respondieron”, contó Hernández.

Indicó que al oponer resistencia, uno de los policías le ordenó que abriera la puerta trasera de su vehículo, para que otro elemento se fuera con ellas.

“Se subió un policía armado y nos dijo que avanzáramos, yo iba manejando, nosotras ya espantadas no supimos qué hacer, nos espantamos mucho y seguimos a la patrulla”, recordó la mujer.

Detalló que fueron llevadas hasta el ayuntamiento, donde le ordenaron que metiera su vehículo.

Una vez más, Arleth Hernández preguntó cuál era el motivo de la detención.

“Me dijeron que me callara y que metiera el carro (al ayuntamiento), eso hice y cuando nos bajaron del auto nos empezaron a tocar, a buscar qué cosas traíamos, me pidieron el celular y las llaves, les pregunté por qué y me dijeron: no, no, no, a barandillas, ya saben de parte de quién venimos, órele, para adentro”, relató la joven.

En ese momento, seis elementos de la Policía Preventiva la “doblaron” para someterla, por lo que su hermana menor comenzó a llorar fuertemente.

“Yo les pregunté por qué me hacían eso y me dijeron que para calmarme, les pregunté por qué, por qué, y me dijeron: ya sabes de parte de quién; me doblaron, me empujaron adentro de barandilla, agarraron a mi hermana y a mi amiga y a ellas también las metieron. Entonces nos empezaron a decir que cuidadito con que hiciéramos algo”.

Arleth Hernández comentó que su hermana mayor fue avisada sobre la detención, por lo que acudió al ayuntamiento a auxiliarlas.

“Ella empezó a tocar el portón y preguntó por qué nos habían detenido, entonces un policía le dijo que era un reporte y que no podía darle información hasta el otro día“.

En ese momento llegaron más familiares de las tres jóvenes, quienes se asustaron con los gritos y el llanto que venían del interior, ya que la hermana menor de Arleth sufrió un ataque de nervios.

Ante la desesperación y la impotencia, la hermana mayor que acudió a auxiliarlas le advirtió a los policías preventivos que acudiría a denunciar el hecho ante la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG).

“Los policías le respondieron que fuera con quien quisiera, escuchamos palabras muy obscenas; entonces nuestros familiares nos llevaron chamarras para cubrirnos, pero los policías no nos las pasaron”, recordó la comerciante.

Fue hasta las tres de la madrugada que las liberaron de barandilla.

“Nos dijeron que ya íbamos a salir, volvimos a preguntarles por qué nos habían detenido y nos dijeron que nos calláramos, que cuidadito con que hiciéramos algo porque después nos las íbamos a ver; entonces yo agarré nuestras cosas y nos las dieron de mala gana, agarré mis llaves, mi celular y nos subimos al carro, nos fuimos y nunca nos dijeron por qué nos detuvieron, por qué nos maltrataron física y moralmente, eso nos molestó mucho”, se quejó Arleth Hernández. Por ello, informó que recurrieron a un abogado y presentaron una denuncia ante el Ministerio Público de Olinalá contra el alcalde José Juán Herrejón Ortíz y el director de la Policía Preventiva, Antonio Ávila Baltazar, la cual ratificaron este jueves.

Además, anunció que acudirán ante la CDHEG, porque les preocupa su seguridad.

Explicó que a partir de la detención, las tres han sufrido acoso de los ocho elementos de la Policía Preventiva que actuaron contra ellas esa noche.

“Nos sentimos amenazadas, las policías pasan frente a nuestros negocios y se detienen, se bajan de la patrulla, se ponen frente a nosotros y se ríen, no sabemos qué tanto dicen”, alertó.

Arleth Hernández Hernández, quien hizo la denuncia pública, tiene 29 años y es dueña de una papelería; su hermana, de 24 años, tiene una fonda y su amiga, de 32 años, es propietaria de una boutique; los tres negocios son asediados diariamente por los policías municipales.