Es un esquema de terror el informe de fosas clandestinas en Guerrero: Tlachinollan Foto: Especial

Es un esquema de terror el informe de fosas clandestinas en Guerrero: Tlachinollan

Escrito por  Salvador Cisneros Silva Oct 09, 2020

El reporte de Alejandro Encinas coloca al estado en tercer lugar nacional, señala

Resalta el director Abel Barrera que desapariciones e impunidad continúan; cita el caso Iguala


Tlapa, 8 de octubre. El informe del subsecretario de Derechos Humanos del gobierno federal, Alejandro Encinas, en el sentido de que Guerrero aparece a nivel nacional como tercer lugar con mayor número de fosas clandestinas, brinda un esquema del terror, de la violencia y de las atrocidades que se han cometido, declaró Abel Barrera Hernández, director del centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan.

Pero, aseguró, ya es un avance el que un gobierno dé cuentas a la sociedad sobre qué estados hay más fosas clandestinas.

“Sigue reinando la impunidad sobre las desapariciones, un ejemplo es Iguala, donde en el 2014 se cometió una atrocidad contra 43 jóvenes, y que actualmente, continúan las desapariciones, los asesinatos y el control de los grupos delictivos; otro ejemplo es Acapulco, Chilpancingo y ahora, Tlapa”, sentenció Barrera Hernandez.

Subrayó que las desapariciones continúan en Guerrero debido a que no existen detenciones o investigaciones sobre los que cometen las atrocidades, además de que las víctimas de desaparición forzada no ha sido una prioridad del gobierno del estado.

“Han sido las propias familias las que colocaron el tema a nivel nacional, no las autoridades; ha sido la insistencia de cientos de familias quienes han luchado, tenido el valor de denunciar y de salir a buscar a los cerros con sus picos y palas buscando a sus familiares desaparecidos, en esos lugares aislados donde los grupos del crimen organizado utilizaron como camposantos clandestinos”, indicó

Lamentó que los datos de desapariciones forzadas continuaran aumentando en Guerrero, mientras siga habiendo grupos delincuenciales amparados y protegidos por el poder para seguir desapareciendo y enterrando a personas en fosas clandestinas, sin que se les investigue y castigue. 

El director de Tlachinollan expuso que en Tlapa se tuvo que presionar a las autoridades para que se iniciaran las primeras búsquedas de personas desaparecidas, lo que terminó y continúa con el hallazgo de fosas clandestinas en las periferias de la ciudad, como un modus operandi adoptado por los grupos que siembran el terror en la región.

“En Tlapa por la indignación y presión fuerte de las familias y las organizaciones se descubrió un patrón que los grupos del crimen organizado utilizaban para desaparecer personas: amenazaban, desaparecen, torturaban, asesinaban y enterraban en lugares clandestinos utilizando maquinaria, como si fuera una industria, la industria del terror”, concluyó.