Conmemoran siete años del asesinato de la dirigente de la Ocss, Rocío Mesino Mesino Foto: Rodolfo Valadez Luviano

Conmemoran siete años del asesinato de la dirigente de la Ocss, Rocío Mesino Mesino

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Oct 20, 2020

Demandan líderes de ONG justicia para los asesinatos de luchadores sociales en Guerrero

El Ministerio Público aún no tiene avances en las investigaciones de su crimen, acusa Norma Mesino


Atoyac, 19 de octubre. Con demandas al gobierno federal y estatal para que haya justicia en los casos de los asesinatos de luchadores sociales en Guerrero, dirigentes de organizaciones sociales recordaron a Rocío Mesino Mesino, ex dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (Ocss), a siete años de su asesinato en el puente de Mexcaltepec, en la sierra de Atoyac.

La conmemoración inició con la colocación de ofrendas florales de parte de los activistas en el puente de Mexcaltepec, donde fue acribillada la luchadora social, mientras preparaba en un campamento alimentos para los trabajadores que reparaban el puente que fue dañado por las lluvias de la tormenta tropical Manuel en septiembre de 2013.

Norma Mesino, hermana de Rocío Mesino, dijo que a siete años del asesinato no hay avances en las investigaciones por parte del Ministerio Público como parte operativa de la Fiscalía Especial para la Investigación de los Delitos Cometidos Contra Defensores de los Derechos Humanos y Periodistas, y aseguró que todo el esfuerzo ha recaído en los familiares y los miembros de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), “para que se investigue el asesinato por su activismo social y de defensa de los derechos humanos, y no como delito común como se pretendía”, fijó.

Exigió al gobierno federal garantías a los familiares de Rocío Mesino y los miembros de la Ocss en su lucha por lograr que se haga justica, se conozca la verdad y se castigue a los responsables del asesinato.

Afirmó que desde la muerte de Rocío, hasta la fecha el caso se encuentra archivado y sin avances en la Fiscalía General del Estado (FGE), “la cual es cómplice y alfil de quien está en el poder, porque no hay interés por resolver los crímenes, las autoridades le apuestan al olvido como parte de la corrupción que impera en el sistema de justicia del país”, aseveró.

Asimismo, reprochó la supresión de medidas de seguridad a activistas de derechos humanos y periodistas, que por las condiciones de violencia en Guerrero siguen en peligro latente y anunció que la Ocss llevará su voz a instancias internacionales, si es necesario, ante la falta de justicia en México.

La activista reconoció el apoyo y solidaridad de las organizaciones hermanas que respaldan a la Ocss en su andar y exhortó a sus dirigentes a unir esfuerzos para lograr la justicia y la verdad, así como para frenar la ola de ataques contra los activistas sociales por el gobierno federal y exigir el esclarecimiento de los asesinatos de los luchadores sociales que han ocurrido en las últimas dos décadas en Guerrero y la liberación de los presos políticos.

Recordó que Rocío Mesino en su caminar y accionar de lucha por mejorar las condiciones de vida y en defensa de los derechos humanos de los campesinos y campesinas de los pueblos de Atoyac y Coyuca de Benítez, se enfrentó al cacicazgo de Rubén Figueroa Alcocer y después de la matanza de campesinos en 1995 en el vado de Aguas Blancas, emprendió una lucha para exigir justicia y la libertad de los presos políticos.

Abundó que en su lucha en defensa de los bosques, toco muchos intereses cuando denunció la tala inmoderada de bosques, pero la gran corrupción provocó que las denuncias se perdieran en el sótano gubernamental de Guerrero en complicidad con las instancias federales como la Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) y la Profepa (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

Afirmó que Rocío Mesino fue la voz de los sin voz, ante las arbitrariedades de los policías y agentes fiscales que hostigaban campesinos, rompió el miedo de hablar, protestar y manifestarse de la gente luego de vivir la represión del ejército en la década de los años 70. Orientó su compromiso con las causas de los oprimidos, lo que le atrajo calumnias, hostigamiento, represión y amenazas de muerte, porque para el gobierno era un peligro por su capacidad de organizar a los pueblos para ser escuchados por un gobierno sordo e indolente.

Rocío desenmascaró la corrupción de los gobiernos municipal, estatal y federal en turno que corporizaban los apoyos, los hacían clientelares, a los campesinos nunca llegaban.