Denuncia dirigente del SNRP haber sido perseguido por hombres armados

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Ago 29, 2017

 Se querelló del hecho en Acapulco ante Derechos Humanos


 El dirigente del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), sección 25, José Julio Vázquez Hernández, denunció que la noche del sábado fue perseguido por hombres al parecer armados cuando salía de comprar tacos en la colonia Progreso.

El comunicador presentó una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos y lamentó que hasta ahora la fiscal especial para agravios a defensores, Rigoberta Román, no haya tenido ningún contacto con comunicadores, y que el Mecanismo de Protección no esté funcionando.  El mismo sábado, Vázquez Hernández escribió en su cuenta de Facebook que lo estaban siguiendo presuntos policías ministeriales y responsabilizó al gobernador Héctor Astudillo Flores de lo que le pudiera ocurrir.

En entrevista, sin embargo, explicó que no tiene elementos directos para señalar al mandatario, sino solo una responsabilidad política, porque ante las constantes agresiones a reporteros que han ocurrido últimamente, su gobierno no ha hecho nada para frenar esta andanada. No obstante, dijo que en ese sentido el gobernador sí es responsable de lo que le suceda a él y a otros reporteros, porque se ha alentado un clima de impunidad, tal que parece una invitación para las agresiones contra comunicadores.

Ayer, interpuso una queja en la Comisión Nacional de Derechos Humanos para dejar constancia de los hechos.

Por otra parte, la Asociación de Periodistas del Estado de Guerrero (APEG) dio a conocer un recuento en el que se hace constar que entre el 20 y el 26 de agosto hubo siete agresiones, hostigamiento y vejaciones contra reporteros, uno por día, donde funcionarios públicos fueron los principales involucrados, así como personas desconocidas.

La Apeg relata los casos registrados de agresiones a comunicadores en Acapulco, Iguala, La Montaña, Costa Chica. En él ya no se incluyen, por recientes, la incursión en el domicilio del director del periódico El Guerrerense, Miguel Ángel Arrieta Martínez, ni el despojo de su camioneta, rotulada con el nombre de su periódico, del reportero Manuel Cruz.