Imprimir esta página
En Tierra Caliente sí hay escuelas; no tenemos profesores, critica supervisor Foto: Jesús Pintor

En Tierra Caliente sí hay escuelas; no tenemos profesores, critica supervisor

Escrito por  Jesús Pintor Ago 25, 2018

Docentes han abandonado su compromiso social, señala


Coyuca de Catalán, 24 de agosto. En Tierra Caliente sí hay escuelas en buenas condiciones, inclusive con aire acondicionado y equipadas correctamente para que los alumnos reciban sus clases de manera digna, no obstante, de lo que se carece es de docentes, quienes o no van por miedo o por pereza, “hacen cadeneo (ir a lugares preferenciales)”, señaló el supervisor de Telesecundarias, Rafael Higuera Sandoval.

El también presidente municipal electo suplente y ex alcalde del mismo municipio, abundó que en el caso de Coyuca de Catalán, las escuelas de las comunidades El Embarcadero, Cruz del Río Balsas y El Jabalí, desde el ciclo escolar pasado, están cerradas, y entonces tienen que recurrir con el presidente municipal para que proporcione maestros municipales, que terminan por dejar de ir también al cabo de un tiempo.

Según Rafael Higuera, el anterior delegado educativo, Timoteo Arce Solís, cambió a su gente de lugares que se tiene considerados como marginados, pese a contar con todos los avances, con lo que dejó a muchas escuelas sin profesores, como el caso específico de las escuelas mencionadas, donde no sólo en este ciclo escolar no reanudaron clases, sino que los estudiantes no tienen academia desde el anterior.

Sin dar una cifra de los alumnos afectados, Higuera Sandoval explicó que se han buscado opciones por todos los medios para que los niños dejen de perder clases y reciban su instrucción de manera cotidiana, pero al parecer no es posible porque muchos profesores han abandonado su compromiso social para preferir los propios, lo que en consecuencia, dijo, afecta gravemente a la educación.

Este cuadro es bastante preocupante, explicó Higuera Sandoval, y que si bien ha recibido el apoyo del actual delegado educativo, Juan Mondragón Torres, con quien comparte un serio interés porque la educación sea de calidad, también resulta evidente de que si la falta de profesores se dan en lugares que se encuentran a media hora de la cabecera municipal, “no quiero imaginarme qué ocurre en la sierra y otros lugares difíciles”.

Los maestros municipales son un apoyo importante pero los presidentes municipales, abundó, no tienen una obligación directa además de que muchos profesores carecen de preparación profesional y el sueldo que reciben no los amarra a los planteles escolares, de allí que se entienda que dejen las escuelas luego de algunos meses o semanas de trabajar.

El tema del cierre de escuelas va más allá del miedo o la escasez de recursos humanos, pues, explicó Higuera Sandoval, es más bien un asunto de darle gusto a los profesores que en muchas de las ocasiones son de nuevo ingreso, “ya no hay compromiso, ya no hay un espíritu del servicio; los profesores comprometidos quedan pocos, dispuestos a educar a los niños incluso en las condiciones que sean”.

Ya anteriormente se ha informado, recordó, sobre casos de niños y jóvenes que reciben clases en galeras, en donde se carece de todo, pero en las escuelas de las tres comunidades mencionadas arriba, se tiene todo, son instalaciones dignas, hay disposición de los alumnos y cooperación de los padres de familia, lo “único que falta son profesores y nomás no hay”.