Denuncian ambientalistas el ataque a un árbol de amate protegido en Acapulco Foto: Rubén Vázquez Santiago

Denuncian ambientalistas el ataque a un árbol de amate protegido en Acapulco

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Ago 27, 2018

Le arrojaron aceite alrededor del tronco para secarlo, acusan


Ambientalistas de Acapulco denunciaron un nuevo ataque a otro árbol protegido dentro de la ciudad. Se trata de un árbol de amate ubicado en Benito Juárez y José María Izazaga, a una cuadra del Zócalo, con un tallo de casi tres metros de grosor, al cual desconocidos le arrojaron aceite quemado alrededor del tronco para secarlo.

Mónica Corazón Gordillo Escalante, presidenta de la asociación Corazones Ambientalistas; Antonio Maciel, ciclista; y Ana Barreto, artista gráfica y directora de la galería Raya y Línea, demandaron al gobierno municipal tanto saliente de Evodio Velázquez, como el entrante, de Adela Román Ocampo, garantizar la vida de estos seres no humanos.

El árbol se ubica junto a una construcción de lo que parece que serán las instalaciones de un restaurante o tal vez una tienda Oxxo.

Gordillo Escalante señaló que a través de las redes sociales una persona publicó un video donde se muestra que al árbol le echaron aceite quemado con el objetivo de secarlo, por lo que decidieron organizarse para defenderlo.

“El árbol captura lluvias, sostiene las tierras, limpia el bióxido de carbono del aire, y son microsistemas: aquí podemos encontrar insectos, aves, que sirven para otras cuestiones y algunos que dan flores y ayudan a polinizar a través de las abejas, que es lo que mantiene vivo a un planeta”.

Dijo no poder entender qué es lo que puede motivar el ataque a un ser no humano indefenso. Hizo un llamado específicamente “no al alcalde actual, sino a la alcaldesa electa Adela Román”, quien no entrará en funciones sino hasta dentro de un mes, el 1 de octubre. Maciel, a su vez, señaló que sí es correcto hacer el llamado a Román Ocampo, porque dijo, ella debe hablarlo con el alcalde para que “no permita recibir esto”. A los ciudadanos, los llamó a defender su entorno, pues “no es posible que tengan que venir personas de otro lado a defender lo que aquí los vecinos solamente se asoman y no dicen que van a defender lo suyo”.

Ana Barreto hizo en particular un llamado a los vecinos, a la comunidad. “No podemos seguir con esta indiferencia. Si los que estamos aquí directamente involucrados no lo hacemos, ¿quién va a venir? ¿Van a venir lo extraterrestres o los vecinos de otras entidades a hacer ese llamado?”

Señaló que posiblemente junto al árbol vayan a construir una “tienda roja” y para eso les estorba. Se comprometió a difundir el caso para atraer la respuesta de la ciudadanía y de las autoridades en defensa de este árbol.

El amate podría tener más de 200 años por el grosor de su tronco, que casi llega a los tres metros de diámetro.