Imprimir esta página
Grandes montones de basura con sus hedores saturan las calles de Chilpancingo. Grandes montones de basura con sus hedores saturan las calles de Chilpancingo. Foto: Dassaev Téllez Adame

Otra vez, se hunde Chilpancingo entre la basura y los hedores en sus calles

Escrito por  Arturo de Dios Palma Oct 05, 2017

Zumpango cerró acceso al basurero El Platanal y no hay otro


Chilpancingo, 4 de octubre. Caminas y el tufo te golpea en la nariz: desechos, vísceras regadas, gusanos y líquidos escurren por las calles. No hay para dónde ir; todas las esquinas están iguales: llenas de bolsas, bultos repletos de basura en descomposición.

Desde hace cinco días, el viernes, no se recoge la basura en Chilpancingo. No hay dónde llevarla, el único basurero donde lo hacían lo cerraron, porque no es del municipio.

Otra vez Chilpancingo está hundido entre la basura. Sí, otra vez, porque al inicio del año pasó lo mismo.

Este viernes el ayuntamiento de Eduardo Neri (Zumpango) decidió cerrarles el paso a los carros recolectores del ayuntamiento y de las camionetas particulares, conocidas como La basura jefa.

Desde mediados de febrero, unas 250 a 300 toneladas al día que se generan en la capital eran depositadas en el basurero ubicado en la comunidad El Platanal de Zumpango. Los desechos se depositaban allá por un acuerdo entre ambos ayuntamientos, con la intervención del gobernador Héctor Astudillo Flores.

El ayuntamiento de Chilpancingo comenzó a tirar la basura en El Platanal porque el único basurero que tenía lo suspendió a finales de enero de manera definitiva un juez.

De hecho, tuvo que haber sido clausurado desde hace cuatro años, cuando las 11 hectáreas que lo conforman se atiborraron a lo ancho, a lo largo y a lo alto. Uno de los motivos que determinaron en la decisión de los jueces fue el riesgo de un incendio por el contacto entre la basura y los cables de alta tensión.

Los jueces también ordenaron el cierre por el incumplimiento de la norma 083 de Semarnat, por el mal manejo de los desechos.

En ese entonces se vino una crisis de basura. Los choferes de La basura jefa no tenían dónde tirarla y la trajeron en sus camionetas algunos días, hasta que decidieron llevarla a la plaza cívica y convirtieron el zócalo de Chilpancingo en un basurero clandestino.

Días después, el ayuntamiento de Chilpancingo y el de Zumpango acordaron que se tirara la basura en El Platanal por seis meses. Los seis meses vencieron en agosto y este viernes les cerraron las puertas.

Los vecinos de El Platanal presionaron para que el presidente municipal de Zumpango, Pablo Higuera Fuentes, prohibiera el paso a los carros recolectores de Chilpancingo. Una de las razones por la que ya no quieren que se tire la basura de la capital en Zumpango es porque ya no aguantan los malos olores.

Un trabajador de la dirección de Servicios Públicos de Chilpancingo explicó que durante estos ocho meses en que ha tirado la basura en El Platanal, el lugar no ha sido saneado, lo que está provocando los hedores.

Indicó que en El Platanal hay máquinas de la empresa encargada de sanear el lugar, sin embargo, no lo han hecho. Eso ha generado mucha molestia en Zumpango.

Además, en Zumpango consideran injusto el trato: mientras que en aquel municipio se generan apenas 40 toneladas de basura al día, la capital unas 300.

Ahora esas 300 toneladas de basura, andan en las calles de Chilpancingo. En cada esquina hay un montón. Por el centro, por el cauce del río Huacapa, por el mercado, al sur, al norte. Los basureros clandestinos no discriminan: igual profanan un altar de la virgen de Guadalupe, que la puerta de una escuela o una casa.

Tanta basura en las calles está generando molestia entre los chilpancingueños. Los vecinos comenzaron a tirarla en medio de las calles, a bloquearlas con las mismas bolsas, ante la falta de respuesta.

 

Hacen falta más camiones recolectores, denuncian

Y la respuesta parece que no llegará pronto: hasta el momento no hay un lugar donde Chilpancingo tire su basura. Y si lo encontrara pronto, la solución sería parcial. Ahora el ayuntamiento tiene sólo 15 camiones recolectores para atender a las 600 colonias. El trabajador del ayuntamiento explica que para dar un servicio eficiente se necesitan por lo menos unos 40 camiones y reparar los 22 que tiene dañados por falta de mantenimiento.

Lo único que se ha hecho ahora, es echarles cal a los montones de basura.