Se necesita un proyecto nuevo para Acapulco, afirma Camilo Valenzuela

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Oct 18, 2018

Necesario, el apoyo financiero del gobierno federal, señala


El luchador de izquierda, Camilo Valenzuela Fierro, ex presidente del Consejo Nacional del PRD, afirmó que para que Acapulco salga adelante se requiere de recursos financieros, y eso ya lo entendió el próximo gobierno federal porque, por ejemplo, no se puede construir un sistema de agua potable como el que requiere el puerto, sin un programa de apoyo financiero federal. Sin embargo, dijo que también se requiere innovar.

Camilo Valenzuela es actualmente asesor de la presidenta municipal Adela Román Ocampo, y uno de los personajes más influyentes en la alcaldesa, con quien ha caminado durante muchos años en las luchas de izquierda.

“No basta –dice– trabajar para resolver las situaciones críticas que se han heredado. Se necesitan proyectos nuevos. Por ejemplo el manejo de la basura ya no puede ser igual, hay que buscar convertirla en fuente de recursos, abonos, material reciclable; el campo ya no puede seguir igual, con fertilizante agroquímico, sino otras alternativas como abono que salga de la basura; el turismo ya no puede ser el mismo, se tiene que diversificar”.

Señaló que ya no se puede seguir pensando en lo mismo, y por ejemplo en materia de turismo se puede trabajar el turismo religioso, y se puede impulsar el turismo deportivo.

Entre los temas para hacer un gobierno diferente, dijo, se encuentra el que los procesos administrativos sean cibernéticos, porque en la actualidad cada paso en un procedimiento es una mordida, y el que la gente pueda hacer sus trámites vía cibernética va a reducir la posibilidad de la corrupción.

Indicó que se están analizando la posibilidad de utilizar vehículos eléctricos, porque además del costo, el impacto en el medio ambiente es muy fuerte; y también se está pensando en impulsar algún proyecto de vivienda para sacar a la gente que vive en una situación “madreadísima” de falta de servicios y de condiciones de vida, para que deje de existir la descomposición y la vivienda que hay.

“Yo fui niño y sé que cuando la tripa chilla de niño, uno va acumulando resentimiento social, sadismo, un sentimiento muy profundo; también con la descomposición que hay a nivel de gobierno y a nivel de empresarios, que les vale madre todo más que acumular, y los demás que se chinguen”, señaló.