El nuevo titular de la SSP, no tiene título ni cédula profesional, señala Joaquín Badillo

Escrito por  Abby Perezcano Nov 03, 2018

Con base en la ley es un requisito para ser secretario de Seguridad Pública, asevera

Como magistrada con licencia, la alcaldesa debe conocer a la perfección el estado de Derecho, dice


El empresario y excandidato a alcalde de Acapulco, Joaquín Badillo Escamilla, señaló que el recién nombrado secretario de Seguridad Pública del municipio, Geovanni Mejía Olguín, no cuenta con título ni cédula profesional.

Destacó que, con base en la ley, uno de los requisitos para ser titular de instituciones de Seguridad Pública estatales y municipales es “poseer el grado mínimo de escolaridad de licenciatura, contando con título y cédula profesional expedidos por las autoridades correspondientes o estudios superiores afines a la materia de seguridad pública”.

En un texto publicado en su página de Facebook titulado “habemus secretario”, criticó que el nuevo secretario, propuesto por la alcaldesa Adela Román Ocampo, no cuente con una licenciatura, y lo comparó con el caso del director de la Capama, Mario Pintos Soberanis, quien “no tiene carrera afín”.

Acusó que “el señor Geovanni en el registro de profesiones no aparece con documento alguno que lo avale” como profesionista.

Aseveró que, como magistrada con licencia, la alcaldesa debe conocer a la perfección el estado de Derecho, por lo que debería hacerlo valer y evitar “estas omisiones”.

“No es por intrigar, pero si queremos avanzar en materia de credibilidad y confianza, y sobre todo transitar en el estado de derecho al que siempre aludimos y que la magistrada con licencia debe conocer a la perfección... estas omisiones, al igual que en la del nombramiento del titular de Capama (Mario Pintos), que no tiene carrera afín, hacen por lo menos tomar dichos nombramientos con reserva”.

Badillo Escamilla señaló que el policía federal Geovanni Mejía fue designado por el Cabildo como titular de la SSP “después de mantener en suspenso a los ciudadanos y luego de mucha especulación y de que se manejaron diversos nombres”.

Además, agregó que que se filtró el nombre del entonces prospecto, “comenzaron a manejarse versiones que lo vinculaban presuntamente a algún grupo de la delincuencia organizada; otras que venía de las filas de la Policía Federal y le restaban confiabilidad”.

Opinó que, una vez que tomó posición del cargo, el nuevo funcionario deberá mostrar sus cartas y comenzar a tomar decisiones en esa dependencia que permaneció acéfala durante poco más de un mes, “pero que en los hechos tal pareciera que desde hace varios años no tiene ni pies ni cabeza”.

Abundó que por su parte, los ciudadanos deberán brindarle un voto de confianza y concederle el beneficio de la duda, esperando que la rigurosa valoración de la alcaldesa se refleje en resultados a la brevedad posible.

Subrayó que “ojalá que este incumplimiento” en el perfil profesional del nuevo funcionario, “se subsane con resultados tangibles en el corto y mediano plazo”.