Violencia contra la mujer indígena va en aumento, denuncian activistas Foto: unicef.org

Violencia contra la mujer indígena va en aumento, denuncian activistas

Escrito por  Misael Damián Nov 07, 2018

Para combatir este mal se necesita el involucramiento de todas las instituciones, indican

Muchas de ellas no denuncian; otras desisten de continuar con el trámite por falta de dinero, señalan


Entrevistadas por separado, Apolonia Plácido Valerio, coordinadora de la Casa de la Mujer Indígena (CAMI) de San Luis Acatlán; y Francisca de la Cruz Victoria, de la CAMI Manos Unidas de Ometepec, dijeron estar preocupadas por el aumento de la violencia contra la mujer indígena, y que muchas son las que no denuncian por temor a que les pueda pasar algo.

“Nosotras respetamos la decisión de ellas: si ellas dicen ‘yo voy a poner la denuncia y necesito acompañamiento’, brindamos la ayuda, porque no podemos obligarlas”, enfatiza Francisca de la Cruz, quien lleva alrededor de 15 años brindando atención a mujeres junto con sus compañeras en la CAMI Manos Unidas, que se ubica en Ometepec.

Expuso que están en coordinación con algunas instituciones para los talleres de sensibilización, pues hace unos días en la comunidad amuzga de Cochoapa junto con la Saica, que dirige Javier Rojas Benito, llevaron a cabo un taller para alumnos de educación secundaria del lugar, lo que los maestros agradecieron, “porque es de suma importancia que se den talleres a los jóvenes porque hoy en día hay mucha rebeldía”, evidenció. Dijo que como CAMI están abarcando con talleres para padres de familia, jóvenes y maestros, en los municipios de la región de la Costa Chica, todos encaminados a erradicar la violencia contra la mujer.

Lamentó que uno de los motivos en que una mujer deja abandonado el interés de denunciar formalmente la violencia contra ella, muchas veces resulta ser el dinero, porque las autoridades de la agencia del Ministerio Público le dicen que vuelva otro día y no tiene para gastar en pasajes, “sobre todo cuando son cosas complicadas, se ponen citas y a veces la mujer no cuenta con recursos suficientes y ello hace que no cumpla con la conclusión de una denuncia. Imagínate: separada del marido, sin dinero y volver a regresar por la denuncia, pues, no. Lo dejan a la mitad, y luego le dicen ven en 15 días y me traes testigos… es mucho el desgaste económico”, expresó.

Por su parte, Apolonia Plácido Valerio de la CAMI de San Luis Acatlán, dijo de entrada que para combatir este mal se necesita el involucramiento total de las instituciones, “sobre todo de las que les compete, porque esta violencia no está combatida, al contrario, está aumentando cada día más y no sólo en las comunidades indígenas; nos damos cuenta como organizaciones que las mujeres mestizas y afros, la sufren”, expuso.

Enfatizó que el problema de la violencia contra la mujer no es un problema fácil de resolver y debe ser prioritario para el gobierno, “es un problema que tienen que asumir muchas instituciones la responsabilidad para trabajar de manera conjunta, porque es un problema grave”.