Llevan a cabo la  décima edición del Acabug Foto: Raúl Aguirre

Llevan a cabo la décima edición del Acabug

Escrito por  Héctor Briseño Dic 03, 2018

La calle María Bonita de la zona Dorada, ubicada junto al Centro Internacional Acapulco, recibió a cientos de coleccionistas de automóviles, principalmente de la marca Volkswagen sedán, conocidos como vochos, con motivo de la realización del Acabug, encuentro que se realiza por décimo año consecutivo en el puerto.

El promotor y fundador del Acabug, Fernando Hernández Abonza, resaltó que “ya es la décima edición de este evento, son alrededor de 320 vehículos registrados, tenemos un conteo aproximado de coleccionistas de 22 estados de la República Mexicana”.

En entrevista, explicó que “no son vehículos para competencias ni carreras, son específicamente automóviles restaurados, modificados y otros conservados en su estilo original de cuando salieron de agencia, sobre todo de la marca Volkswagen, algunos enfriados por aire, y otros por agua”.

Alrededor de los vehículos familias y grupos de amigos instalaron carpas, bocinas, en una especie de día de campo, entre música estridente, refacciones, accesorios, comida rápida, y toda la parafernalia de los vochos, expuesta a la venta en módulos instalados en la vialidad.

El organizador expresó que se hace un reconocimiento o premiación a los propietarios de los vehículos en mejor estado, lo cual se evalúa por la calidad de las modificaciones, la calidad de pintura, el sonido, dependiendo las adaptaciones que cada club, persona o vochero, haya decidido arreglar y modificar.

Abonza Hernández manifestó que “aunque también hay propietarios de otras marcas de vehículos, con el objetivo de exhibir las modificaciones que ha realizado en su automóvil, lo principal son los vochos, las combis, y otros carros de la Volkswagen”.

El organizador destacó que “los participantes ocuparon 150 habitaciones en tres hoteles sede, de personas que no son de Acapulco, fueron 150 reservaciones de visitantes que vinieron exclusivamente a este evento de exhibición, que trajo sus vehículos”.

Abonza Hernández reflexionó que “siempre ha habido una fiebre por ese vehículo compacto, los vochos los conocemos, el escarabajo, siempre fue un diseño alemán que sigue en la cabeza de muchos conductores, que tuvieron como su primer carro un vocho, no utiliza radiador, se enfría por aire, y a muchos”.