Se manifiestan derechohabientes en el hospital del Issste de Acapulco Foto: Raúl Aguirre

Se manifiestan derechohabientes en el hospital del Issste de Acapulco

Escrito por  Héctor Briseño Dic 05, 2018

Demandan jubilados a las autoridades federales un servicio digno de salud

Denuncian usuarios falta de camas, hacinamiento en cuartos, baños tapados y negación del servicio

“Los viejos estorbamos, ya no nos quieren aquí”, reclaman los adultos mayores afectados


Unos 60 profesores y derechohabientes jubilados de diferentes sindicatos, se manifestaron en el vestíbulo del hospital del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) en Acapulco, para exigir a autoridades federales un servicio digno de salud.

Reprocharon que “parece que los viejos le estorbamos al Issste”.

Derechohabientes denunciaron irregularidades en la atención a la población, como falta de camas y hasta pañales para adultos mayores, negación del servicio, camilleros que exigen mochada, hacinamiento en cuartos, baños tapados y apestosos, trabajadoras sociales que echan a los pacientes y sus familiares, aire acondicionado inservible, maltrato de guardias de seguridad, carencia de medicamentos, servicio ineficiente de jóvenes sin experiencia, prepotencia y negligencia de directores del nosocomio, entre otras.

Al grito de “¡Si quieres morir, al Issste debes ir¡”, y “¡Si quieres vivir al Issste hay que exigir!”, docentes jubilados hicieron un llamado a las nuevas autoridades federales a invertir una suma importante de dinero en el conmiserado hospital más importante del Issste en Guerrero, a construir un hospital nuevo de tercer nivel.

Con lágrimas en los ojos, la derechohabiente Olga Lidia Bautista Orihuela relató como fueron las últimas horas de vida de su madre en el hospital del Issste, entre agonía, falta de dinero y maltrato del personal.

Mencionó que “mi madre adquirió un virus al estar internada aquí, que la hacía perder la coherencia, se arrebataba la canalización, pero aunque nos dan espacio, no podemos auxiliarlos, pues las camas están juntas”, y sostuvo que diariamente son cinco adultos mayores los que pierden la vida en este hospital, ubicado en la avenida Ruiz Cortines.

Ancianos formados en una larga fila de la ventanilla para entrega de medicamentos lamentaron la tardanza en que son atendidos.

Bautista Orihuela acusó que “tenemos que darle mochada a los camilleros para que nos ayuden a mover a nuestros familiares, esos patanes policías vigilantes son unas bestias, son unos groseros, no los capacitan, creo que mínimo nos deben tantito respeto, y el director y el subdirector del Issste, son unos patanes, a mi madre le pusieron un catéter, pero no le hicieron una placa para cerciorarse si no le habían perforado un pulmón, lo cual ocurrió, pero lo supimos después de cinco días, y entonces tuvimos que trasladarla a un hospital privado”.

Uno de los afectados, Efraín Ortega Carbajal, de 76 años, expresó que “no podemos estar mucho tiempo de pie, yo tengo tres hernias de disco, ponen a una persona inexperta a buscar la medicina. Trabajé 43 años en la Secretaría de Educación Pública y mire cómo nos tratan”. Señaló que “los viejos estorbamos al Issste, ya no nos quieren aquí”.

Mientras que un hombre en silla de ruedas suma horas interminables en el acceso al nosocomio.

“Es la vida de los derechohabientes la que está en juego en el hospital del Issste, es urgente que la autoridad haga algo”, recalcó Yolanda Flores Medrano, representante de jubilados en Acapulco, recalcó que “no es justo lo que está pasando, a esto ya no le podemos llamar hospital, pues no sirve, no funciona, los médicos y las enfermeras ya no pueden hacer gran cosa”.

Exigió un hospital de alta tecnología para derechohabientes del Issste en Guerrero, pues los familiares enfermos ya no son recibidos en hospitales de Morelos y la Ciudad de México.

Gerardo García Lozano, representante de jubilados y derechohabiente del Issste, manifestó que los trabajadores no pueden dar buen servicio si la infraestructura ya no funciona adecuadamente.

Recriminó que “los delegados del Issste han sido varios, el último dice que no sabe nada”.

Indicó que diversas instituciones educativas, gobiernos municipal y estatal, dependencias, adeudan más de 5 mil millones de pesos al Issste, de cuotas que son descontadas a los trabajadores, y que no son entregadas al organismo.