México enfrenta un gran reto en el tema de la alimentación, alerta arzobispo de Acapulco Foto: La Jornada Guerrero

México enfrenta un gran reto en el tema de la alimentación, alerta arzobispo de Acapulco

Escrito por  Héctor Briseño Ene 28, 2019

Se considera a la desnutrición como un grave problema de salud: Leopoldo González

Se requiere de más justicia social para que familias no carezcan de recursos para alimentos saludables, dice


El arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, advirtió que México enfrenta un gran reto en el tema de la alimentación, pues además de los problemas de salud relacionados con la obesidad y los padecimientos cardiovasculares, se requiere de mayor justicia social para que ninguna familia carezca de recursos para acceder a alimentos saludables.

Por medio de un comunicado, González González señaló que por un lado, más de 6 millones de personas padecen de diabetes, y 18 millones de hombres y mujeres sufren de hipertensión.

Recordó que la Organización Mundial de la Salud calificó a México en 2018 como el país con mayor número de obesos en el mundo.

Por otro lado, el prelado señaló que uno de cada ocho niños menores de cinco años, sufre de desnutrición en México, aunado a que muchas personas se encuentran en situación de vulnerabilidad, debido a la falta de recursos para tener una alimentación sana.

En el contexto del Día del Nutriólogo, que se conmemora este 27 de enero, el arzobispo de Acapulco enfatizó que la alimentación en México enfrenta un gran reto.

Advirtió que “son muchas las personas que mueren por males cardiovasculares. Estas enfermedades muy frecuentemente tienen una relación muy inmediata con la alimentación”.

Insistió que la desnutrición se considera como un grave problema de salud pública, pues afecta no solo el desarrollo físico de las personas y disminuye su fuerza inmunológica, con lo que aumenta el riesgo de enfermar, y a largo plazo afecta su rendimiento físico y su desempeño escolar.

González González señaló que la alimentación de una persona está condicionada por múltiples factores sociales, sicológicos, económicos, religiosos y culturales, pero es también una responsabilidad personal mantener correctos hábitos alimenticios.

Sin embargo, recalcó que “muchas familias y personas se encuentran en situación de comer lo que se tiene porque no hay otra cosa a su alcance”.

Debido a ello, el arzobispo de Acapulco expresó que “en cada una de ellas hemos de escuchar el reclamo que nos hacen la justicia social y distributiva, a poner al alcance de toda persona en edad laboral los medios para obtener, mediante su trabajo, lo necesario para vivir de manera digna, ella y su familia; y a solidarizarnos con quienes por alguna circunstancia no pueden obtenerlo”.