Desplazados de poblados de la Sierra toman la caseta de cobro de Palo Blanco Foto: Beatriz García

Desplazados de poblados de la Sierra toman la caseta de cobro de Palo Blanco

Escrito por  Citlal Giles Sánchez y Beatriz García Feb 10, 2019

Demandan la intervención del gobierno federal para poder retornar a sus hogares


Chilpancingo, 9 de febrero. Desplazados de poblados de la Sierra se apoderaron de la caseta de Palo Blanco para recaudar dinero y poder trasladarse a la Ciudad de México para pedir la intervención del gobierno federal para poder regresar a sus hogares.

Minutos después de las 8 de la mañana unos 100 desplazados de las comunidades de la sierra, quienes se tuvieron que refugiar en el municipio de Leonardo Bravo a consecuencia de la violencia que se vive en sus pueblos, tomaron la determinación trasladarse a la autopista del Sol, y apoderarse de la caseta de Palo Blanco para pedir a los automovilistas una cooperación para poder viajar a la Ciudad de México.

Los manifestantes, todos, llevaban el rostro cubierto. Uno de ellos explicó que buscan recaudar dinero para poder ir a ver al presidente Andrés Manuel López Obrador para plantearle la situación que viven como desplazados a consecuencia de la violencia.

Por ello urgieron a las autoridades estatales y federales el repliegue de estos grupos armados y comunitarios del corredor Casa Verde-Corralitos y Corralitos-Polixtepec.

Además pidieron se instale un filtro de seguridad en toda la parte que corresponde los municipios de Leonardo Bravo y Eduardo Neri.

Buscan tener un acercamiento con el presidente Andrés Manuel López Obrador, toda vez que en el gobierno del estado, la situación se ha atendido de manera muy lenta.

Explicaron que se han reunido en dos ocasiones con el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, con quien se acordó que en un plazo de tres semanas se analizaría el regreso seguro a sus comunidades, pero han pasado 3 meses y continúan refugiados en un auditorio de Leonardo Bravo.

Aproximadamente hay unos mil 600 habitantes de diversas comunidades de la Sierra que el pasado 11 de noviembre de 2018 tuvieron que salir huyendo ante la amenaza de grupos armados.

“El gobierno estatal no tiene voluntad”

Desplazados de la Sierra, refugiados en el auditorio de Chichihualco tomaron la caseta de cobro de Palo Blanco para recaudar dinero, para trasladarse a la Ciudad de México, y buscar una audiencia con el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, pues desde noviembre salieron de sus comunidades ante la violencia que persiste.

Unos 90 desplazados de la Sierra, cubiertos de la cara, junto con integrantes de Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón (Centro Morelos) tomaron la caseta de cobro.

Los desplazados portaron una manta en la que se leía “Los desplazados de la Sierra tenemos derecho a regresar a nuestros hogares y nuestra tierra. Que la pobreza no genere más delincuentes”.

En consulta con el director del Centro Morelos, Manuel Olivares Hernández, este manifestó que los desplazados necesitaban dinero para ir a ver al Presidente de México. Abundó que aún no tienen fecha para ir pero que ya se estaban haciendo actividades para recaudar dinero. “Esto se ha decidido porque el gobierno del estado no tiene voluntad política ni la capacidad real para garantizarles condiciones dignas para poder retornar a sus comunidades de origen, ellos salieron de los pueblos, de las comunidades del municipio de Leonardo Bravo por la incursión de un grupo armado que se ostenta como policía comunitaria”, explicó.

Dijo que entonces los desplazados están solicitando condiciones para regresar como es el repliegue del grupo armado, y que inmediatamente se instale un perímetro de seguridad entre los límites de los municipios de Heliodoro Castillo y de Leonardo Bravo. Piden que el gobierno federal asuma la seguridad pública, y que les paguen todo lo que han perdido pues saquearon sus casas; además los armados están habitando sus viviendas.

El director indicó que no es posible que el gobierno estatal permita lo anterior, cuando la ley 487 dice que una obligación del gobierno es garantizar los bienes de las personas desplazadas.

Otra de las demandas de los desplazados es que se les garantice el derecho a la educación, a la salud, pues ya van para dos años que los niños no reciben clases. Agregó que apenas empezaron a ir unos maestros de Conafe al refugio, pero que esa no es la solución porque las personas tienen sus casas en sus pueblos.

Los desplazados también repartieron volantes a los automovilistas que circularon por la caseta en la que enmarcan sus demandas.

En el volante se lee que el 11 de febrero cumplirán tres meses de haberse desplazado de sus comunidades, sin que el gobierno haya hecho algo para garantizarles su derecho a la vida, a su integridad física, a su patrimonio y a la seguridad pública.