Por la presión social e internacional, la liberación de Obtilia e Hilario: ONG Foto: Tomada del Facebook

Por la presión social e internacional, la liberación de Obtilia e Hilario: ONG

Escrito por  Patricia Rumbo y Rodolfo Valadez Luviano Feb 18, 2019

El MNE pide al gobierno estatal asumir su responsabilidad ante la ola de violencia

Norma Mesino, de la OCSS, expondrá el caso de los activistas en encuentro internacional de defensores


La presión social y la presión internacional lograron la liberación de los activistas Obtilia Eugenio Manuel y de Hilario Cornelio Castro, no el Estado, declaró Oscar Chávez Rendón, dirigente del Movimiento Nacional por la Esperanza (MNE), en Guerrero.

El MNE fijó su postura ante el gobierno del estado, solicitándole que asuma su responsabilidad ante tanta violencia en Guerrero.

En conferencia de prensa, Chávez Rendón dijo que la organización celebraba la liberación de los luchadores sociales pero que no fue en un operativo policiaco, ni militar lo que los liberó, sino la presión de la ONU y de las organizaciones sociales de Guerrero, mientras que las autoridades del estado solo fueron a recogerlos.

El dirigente estatal señaló que la defensora del pueblo me’phaa y miembro del Concejo Comunitario de Ayutla de los Libres que denunció hostigamiento y fue ignorada por el gobernador Héctor Astudillo Flores, debía recibir seguridad en adelante.

“La estructura viciada, la estructura llena de cómplices se niega al cambio, hay resistencia a la cuarta transformación, esta transformación implica reformar la estructura de gobierno, conozco a Obtilia y a nombre de la organización solicito seguridad para ella y para todos los guerrerenses”, planteó.

Pidió confianza en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, e involucrarse en el cambio del orden social y participar.

Finamente dijo que los 100 mil integrantes de la organización que promueve la esperanza confían en que Astudillo Flores actuará para mejorar la seguridad de sus gobernados y de los defensores de los derechos humanos que son constantemente agredidos y desaparecidos.

“Es un caso especial que hayan aparecido con vida, la mayoría no regresan, pero esta vez el estado no aguantó tanta presión, sin embargo la situación de violencia e inseguridad seguirá cobrando vidas de activistas, por eso urge la actuación del gobierno de Guerrero, tiene que asumir su papel”, finalizó.

Preocupante, la situación de activistas: OCSS

En Tecpan, la dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), Norma Mesino Mesino, aseguró que la aparición de los dirigentes de la Organización de Pueblos Indígenas Me’Phaa (OPIM) de Ayutla, Obtilia Eugenio Manuel e Hilario Cornelio Castro, se logró gracias a la presión que ejercieron las organizaciones sociales y los organismos internacionales que estuvieron pendientes del caso.

Abundó que el asunto deja al descubierto la grave situación que viven los luchadores sociales en Guerrero, y la vulnerabilidad en la que éstos se encuentran por el trabajo que realizan, ya que Obtilia Eugenio contaba con medidas cautelares ordenadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Coidh) y está dentro del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas.

En entrevista, aunque celebró la aparición de los dirigentes, dijo que es preocupante lo que les ocurrió, pues, en el caso de Obtilia Eugenio se trata de una activista que cuenta con medidas cautelares ordenadas por la Coidh, lo que no le garantizó su integridad física, ya que según las declaraciones de Cuauhtémoc Ramírez, esposo de Obtilia Eugenio y secretario de la OPIM, los dirigentes al momento de ser encontrados presentaban huellas de tortura.

Adelantó que el lunes, el caso será expuesto en el Encuentro Internacional de Defensores y Periodistas, donde estarán los relatores de asuntos indígenas y de la libertad de expresión, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde se hará hincapié, dijo, en la preocupante situación que viven los activistas tanto de Guerrero como del país, para que las autoridades de la ONU conozcan lo que ocurre en México con los luchadores sociales y comunicadores.

La activista calificó como un logro la aparición de los dirigentes de la OPIM, pero lamentó que esa situación no ocurriera con los casos de los luchadores sociales Ranferi Hernández y su familia; Eva Alarcón, Víctor Tapia y Arturo Hernández Carmona que fueron asesinados.