Montan en Taxco la exposición fotográfica y documental Los Huesitos Foto: La Jornada Guerrero

Montan en Taxco la exposición fotográfica y documental Los Huesitos

Escrito por  Javier Soriano Guerrero Abr 10, 2019

Es un reflejo de la procesión que los niños penitentes de Acamixtla realizan en Semana Santa


Taxco, 9 de abril. “El sincretismo se desarrolla en Acamixtla, y en esa forma se va gestando una tradición, aun virgen, y hasta ahora que no se conocía en la zona Norte de Guerrero, la procesión de Los Huesitos, donde se manifiesta la cultura y se da pie a la identidad de los usos y costumbres”, es la exposición fotográfica y documental del corresponsal de La Jornada Guerrero Raymundo Ruiz Avilés.

En el Centro Cultural Taxco-Casa Borda se da muestra de lo que los pueblos realizan dentro de la Semana Santa, y que son parte del desarrollo de identidad y culturalidad que aún persiste en el siglo XXI.

La participación de los niños también es parte de la cultura que va forjando los valores pagano-religiosos que son el núcleo de la identidad en Acamixtla, municipio de Taxco.

Este momento se define como la expresión de masificación del sistema organizacional social y religioso que existe en la comunidad.

Para el autor de la obra, los menores de edad que son parte de la Hermandad de Penitentes de Cristo de la Salvación de la parroquia de San Martín Caballero de esta comunidad, que al paso de generaciones en las hermandades de penitentes los infantes en el anonimato también se suman de manera voluntaria a los ritos públicos, más allá de protagonismos o del morbo venido de los espectadores, y convincentes en la ruta del sistema de ordenación social y religioso de su pueblo, que es parte del proceso de desarrollo identitario, y del patrimonio cultural tangible e intangible que se gesta en este lugar.

Los niños son la cosmogonía de la tradición dentro de la procesión nocturna del martes santo, que data de por lo menos 150 años, denominada Los Huesitos, en la misma consonante de los adultos en atrición, quienes ocultan el rostro con un capirote como significado del anonimato, descubiertos de la espalda y hombros que significan el cuerpo vivo y carnal de la fe, portando pantalón corto en color oscuro con vivos a los lados en una aproximación al cruce de los israelitas por el Mar Muerto; descalzos en señal de desprendimiento del mundo terrenal y encorvados que simboliza el perdón, caminan a paso lento, como modo cíclico de la vida terrenal, por las calles empedradas del pueblo, apoyados en todo momento por adultos y familiares que cuidan la integridad física, porque los infantes anualmente deciden ser partícipes de los actos de penitencia, convirtiéndose en sustentantes de una tradición de usos y costumbres.