Semana Santa es la peor temporada para la prostitución, declaran sexoservidoras Foto: Internet

Semana Santa es la peor temporada para la prostitución, declaran sexoservidoras

Escrito por  Patricia Rumbo Abr 19, 2019

Los turistas se acercan muy poco, por considerar su zona de trabajo como insegura

Muchos de sus clientes regulares asisten a la iglesia con sus familias o se quedan en sus casas, dicen


La peor temporada del año para el comercio sexual es la Semana Santa, porque los clientes se repliegan o viajan, y los turistas nacionales interesados vienen en familia, internacionales hay pocos, declararon trabajadoras sexuales del Centro de Acapulco.

Los días más malos para la prostitución son los de la semana de guardar, porque muchos de los clientes se abstienen de consumir bebidas alcohólicas y asisten a la iglesia con sus familias, declararon en la entrada de hoteles, bares, cantinas y restaurantes de mariscos de la calle Velázquez de León las sexoservidoras.

Cuatro jóvenes de entre 18 y 26 años colocadas en la esquina de la calle Noria del puerto, que prefirieron no decir sus nombres, narraron que llevaban al menos 6 horas esperando que les pudiera caer algo, sobre todo por los solitarios que se quedan en casa, pero que definitivamente no es buena época para ellas.

“Aprovechamos este tiempo para descansar un poco también, porque nuestros clientes de cada año no vienen, pero luego regresan”, manifestaron.

Describieron que dentro de su clientela local generalmente hay hombres de la tercera edad a los que les gustan las jóvenes, jubilados, trabajadores de la construcción, meseros o ambulantes que vienen principalmente de las colonias Jardín, Zapata, Ciudad Renacimiento, Vacacional o Pie de la Cuesta.

De los turistas mencionaron que se acercan muy poco a la zona por considerarla insegura, a pesar de que a toda hora, de lunes a viernes los cuerpos de seguridad militar, federal, estatal y municipal hacen recorridos en el lugar.

Negaron estar organizadas, tener una lideresa o representante, a diferencia de las ciudades donde pelean por sus derechos, se defienden o marchan.

Cerca de la Arena Coliseo una persona muy joven de nombre Ariana señaló “mi nombre artístico es Ariana por la cantante, somos muchas las que trabajamos aquí, estamos tranquilas no nos molestan, cada quien viene voluntariamente, yo soy de la Zapata”.

Explicó “trabajo en esto, pero no fue a la primera, porque piensan que agarramos este trabajo por gusto, es que no hay otros, la mayoría no estudiamos, somos de secundaria, yo llegué a segundo de secundaria, pero le buscamos porque tenemos que comer, mantener la casa y a los hijos”.

Refirió que no se gana tanto dinero ahí porque hay muchos clientes que quieren compañía porque no encontraron mujer y ya son grandes, los cuales pagan desde 50 hasta 200 pesos dependiendo del tipo de servicio.

Por separado, 13 entrevistadas en diferentes esquinas del área consideraron tener condiciones de asepsia y de seguridad estables, y reconocieron que también hay gente que vive en peores condiciones que ellas.

Las mujeres que al interior de los negocios tenían imágenes religiosas, con velas encendidas contaron que las estampas las protegen y les dan suerte, y que pasada la Pascua, todos vuelven a las costumbres habituales, pero que la mejor temporada para su actividad es el verano siempre.