Marchan en la capital para exigir aparición de joven preparatoriana Foto: Especial

Marchan en la capital para exigir aparición de joven preparatoriana

Escrito por  Beatriz García May 06, 2019

Está desaparecida desde el 30 de abril; amistades colocan carteles en las calles

Amigos y organismos civiles acompañan a familiares para reclamar seguridad a las autoridades

Denuncian manifestantes que en Guerrero existe trata de personas con fines de explotación sexual


Chilpancingo, 5 de mayo. Familiares, amigos, organizaciones y organismos de derechos humanos marcharon por la capital y bloquearon, para exigir la aparición con vida e inmediata de Danna Ofelia Ramos González de 16 años de edad, desaparecida el 30 de abril.

Danna Ofelia Ramos González es estudiante de primer grado de la preparatoria 9 Ernesto Che Guevara de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), y desde el viernes su madre Gabriela González, familiares y amigos comenzaron a colocar carteles de la Alerta Amber por su desaparición.

El 30 de abril a Danna se le perdió el rastro. Su madre recuerda que salió de su casa rumbo a las canchas deportivas de la Universidad.

Cuando se dio cuenta de que su hija no llegaba fue una alerta que le indicó que algo no estaba bien. De inmediato acudió a su escuela.

La mujer pudo tener acceso a las cámaras de la universidad, a las que les tomó fotos, en las que comprobó que su hija sí entró y salió de las cachas, pero luego ya no se supo de ella, esto cerca de las 7:40 de la mañana.

Gabriela ya interpuso la denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), y la única respuesta fue lanzar la Alerta Amber y pedirle que esperara. Desde el viernes comenzaron a pegar carteles en la ciudad con la foto de Danna.

Este sábado desde las 5 de la tarde familiares, amigos e integrantes de organismos de derechos humanos como el Minerva Bello y el Centro Regional de Defensa de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón; organizaciones sociales como el Colectivo Chilpancingo, Colectivo Revueltas, Comité Independiente de Apoyo a Familiares Desaparecidos del 60; la activista por los derechos de la mujer María Luisa Garfias Marín, el abogado y defensor Hegel Mariano, se reunieron en la alameda Granados Maldonado para marchar hacia el parque Unidos por  Guerrero y llegar a la avenida Juan N. Álvarez esquina con Cristóbal Colon.

Los manifestantes llevaron pancartas y lonas en el que demandaron la aparición de Danna, además de lanzar consignas para reforzar su exigencia.

En el trayecto, por el micrófono, Garfias Marín exigió a nombre de los manifestantes, al gobernador Héctor Astudillo Flores, al fiscal general del estado, Jorge Zuriel de los Santos Barrila, y al alcalde capitalino Antonio Gaspar Beltrán que cumplan con la obligación de brindar seguridad; que los agentes policiacos vigilen las calles y fuera de las escuelas.

“¡Queremos que se investigue, basta de desapariciones, queremos seguridad en el municipio de Chilpancingo, queremos que nuestras hijas puedan ir a la escuela con tranquilidad y con seguridad!... ¡queremos que ustedes autoridades cumplan con la obligación de darnos esa seguridad para eso fueron electas!”, remarcó la activista.

Señaló que en Guerrero existe trata de personas con fines de explotación sexual, y organizaciones delictivas que están desapareciendo a las mujeres

Señaló que el año pasado en el estado se reportó la desaparición de 11 mujeres menores de edad, sin embargo, en lo que va de este año van 14 menores de edad.

El abogado y defensor Hegel Mariano señaló que ya habían transcurrido más de 72 horas sin que se tuvieran noticias, y que esto solo era muestra de la ineficacia de las autoridades, la ineficacia en la aplicación de la ley y de los órganos que se han creado para la búsqueda de personas.

Los manifestantes molestos reclamaron audiencia de inmediato, porque ya habían transcurrido cinco días sin tener noticias.

Además, exigieron al rector de la Universidad, Javier Saldaña Almazán, se pronunciara sobre este hecho.

Al lugar  de la protesta llegó un representante de la Fiscalía, y manifestó que podían reunirse para revisar la carpeta de investigación, finalmente la familia y una comisión accedieron.