Quiero regresarle a Acapulco algo de lo que me ha dado: ganadora de la beca Jenkins Del Toro Foto: Especial

Quiero regresarle a Acapulco algo de lo que me ha dado: ganadora de la beca Jenkins Del Toro

Escrito por  Héctor Briseño May 22, 2019

“Mi sueño es crear y seguir creando, solamente crear, buscar financiamiento y hacer todo lo que tenga que ver con crear”, subrayó María Candelaria Palma Marcelino, joven acapulqueña originaria de la comunidad de San Antonio, en los bienes comunales de Cacahuatepec, en la zona rural del municipio, quien ganó la beca Jenkins-Del Toro, que le brindará la oportunidad de estudiar cine en cualquier parte del mundo.

La entrevista con María Candelaria Palma transcurre entre sonrisas, anécdotas, recuerdos y reflexiones de carácter social.

En visita a Acapulco antes de regresar a la Ciudad de México, donde quiere estudiar dos talleres de cine, María Candelaria, de 27 años, recordó la primera cámara fotográfica que utilizó, habló de su gusto por el cine, sus deseos de estudiar y prepararse, y el respeto y admiración que guarda por la defensa del río Papagayo emprendida por el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (Cecop).

Cuando se le pregunta cuál fue el momento que impulsó definitivamente sus deseos de salir adelante, expresa sin dudarlo que fue a raíz de la tormenta Manuel y el huracán Ingrid, en septiembre de 2013, pues en las brigadas de ayuda que llegaron a su comunidad, conoció a personas que significaron mucho para ella.

–¿Cuál fue la primera cámara que agarraste?

–Estaba chiquita, era una cámara de rollo, las fotos me salían fatales, pero yo nunca lo vi como algo que yo quisiera hacer.

–¿Pero cómo es que te gustó el cine, hacer videos?

–Fue por Nancy Araujo, una amiga, es comunicóloga, ella me acercó a las cámaras, bueno, para mí eran camarotas, las Canon, me daba miedo agarrar las de video. De hecho no me gustan mis fotos, me gusta apreciarlas –expresa entre sonrisas.

Sin embargo, recalcó que prefiere la producción de cine documental.

“Me gusta cuidar los detalles, plasmar los escenarios, en el caso de Rojo, para mí era muy importante el semáforo, pues Rojo nos decía que su trabajo lo hacía bajo un semáforo, era su escenario”, menciona.

Resaltó la importancia de los sonidos naturales, pues ellos representan la atmósfera de un lugar. El hecho de no contar con recursos para concluir sus estudios de Comunicación en la Universidad Loyola de Acapulco, para sus traslados y estancia, pues tenía beca del 100 por ciento, no representó un obstáculo para ella.

Incluso bromea al expresar: “¡Cómo que soy buena para eso de las becas!”, y recordó que también ganó una beca para estudiar un taller de cine en Pinotepa por medio del programa de cine de la Gira Ambulante en 2017.

–¿Fue un gran cambio para ti cuando te dieron a conocer que ganaste la beca Jenkins-Del Toro, cómo empezaste en esto del cine?

–Siempre me ha gustado estudiar, me inscribo en todos los talleres que puedo, cuando me dijeron que gané la beca estaba en un taller de economía social en Puebla. También he tomado talleres de gestión cultural, teatro, danza y todo lo que se pueda.

–¿Y ya sabes qué escuela vas a elegir para estudiar? –continúan las preguntas.

–Mi primera opción es Cuba, muchos de mis maestros y grandes cineastas estudiaron en Cuba, mi segunda opción es España.

–¿Conoces la lucha del Cecop?

–Admiro su lucha por la tierra, es válido pelear por nuestra tierra; conozco y aprecio a Marco Suástegui (vocero del Cecop), él me decía échale ganas, el pueblo necesita cosas mejores. Me tocó cuando se lo llevaron a Nayarit, era cumpleaños de mi papá, había mucha incertidumbre. Creo que han hecho mucho por el pueblo.

Palma Marcelino confesó que siente preocupación por la situación de inseguridad en Acapulco. Uno de sus sueños, es regresar después de sus estudios en el extranjero y organizar festivales, talleres, actividades culturales, deportivas, como las que ya organiza en San Antonio.

Señaló que “me duele mucho Acapulco. Quiero regresarle algo de lo que me ha dado la vida. Me dicen que antes Acapulco era mucho cine, a mí no me tocó vivir nada de eso, pero qué tal pensar en revivir un poco de aquellos años”.

Manifestó que “en mi pueblo es la idea de que terminas la secundaria y la preparatoria y ya te casas, yo creo que no, que con esfuerzo se pueden lograr muchas cosas, te das tus chingadazos pero te sirven”.

Palma Marcelino explicó que actualmente colabora con el director Manuel Maciel, en el montaje de la obra de teatro Humanet, que iniciará presentaciones esta semana en el centro de artes universitario de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Palma Marcelino ganó en marzo pasado la beca Jenkins-Del Toro por su proyecto fílmico Rojo, que aborda la realidad de los artistas callejeros.

La beca Jenkins-Del Toro es auspiciada por la Universidad de Guadalajara, la Fundación Universidad de Guadalajara, la Fundación Mary Street Jenkins y el Festival Internacional de Cine en Guadalajara.v