Imprimir esta página
Se recrudece conflicto laboral entre empleados de la Universidad Tecnológica de Acapulco Foto: Rubén Vázquez Santiago

Se recrudece conflicto laboral entre empleados de la Universidad Tecnológica de Acapulco

Escrito por  Héctor Briseño Jun 25, 2019

Toman docentes afiliados al Suspeg las instalaciones ubicadas en la calle Bouganville 45

Demandan que cese lo que ellos llamaron discriminación por parte del rector Saúl Apreza Patrón


Se recrudece el conflicto laboral entre trabajadores de la Universidad Tecnológica de Acapulco (UTA).

La mañana del lunes, maestros pertenecientes a la sección 73 del Sindicato Único de Servidores Públicos del estado de Guerrero (Suspeg), quienes se identifican como seguidores de la secretaria general de la delegación sindical, Mónica Sánchez Benítez, tomaron las instalaciones del inmueble ubicado en la calle Bouganville 45, atrás del Centro Internacional Acapulco, para exigir que cese, lo que ellos llamaron discriminación por parte del rector Saúl Apreza Patrón.

Los manifestantes también exigieron una audiencia con el gobernador Héctor Astudillo Flores.

Mientras que maestros que se oponen a su dirigente sindical, cuestionaron que un grupo menor a 10 profesores haya afectado a alrededor de un centenar de alumnos con el cierre de las instalaciones del edificio, el cual además alberga oficinas particulares.

La secretaria general de la sección 73 del Suspeg, Mónica Sánchez, detalló que el pasado 11 de febrero fue entregado el pliego petitorio con las demandas de los trabajadores.

Las principales exigencias son aumento de aguinaldo, bono del día del padre, bono del día de la madre y el burócrata, becas para padres de familia, apoyo económico para maternidad, así como la creación de la comisión mixta para regular el ingreso de trabajadores a la UTA.

Sánchez Benítez advirtió que “no contamos con seguridad social”.

La dirigente sindical acusó que ha sido víctima de violaciones a sus derechos humanos y laborales por parte del rector de la UTA, Saúl Apreza Patrón, a quien señaló de proporcionarle un trato misógino.

Sánchez Benítez exigió que sean presentadas pruebas de los dichos en su contra realizados por el rector de la UTA.

Manifestó que “tuve que alzar la voz por los señalamientos en mi contra, no puede ser posible que exista hostigamiento psicológico, derivado de la presión hacia mi persona”.

La representante sindical sostuvo que “el rector ha provocado inestabilidad, me ha hecho señalamientos por ser mujer, ha mandado a la gente a hacer manifestaciones en contra mía, temo por mi vida”.

El pasado viernes, el grupo opositor a Sánchez Benítez se manifestó de manera pacífica en el exterior de la UTA, para exigir la renuncia de Mónica Sánchez a la sección 73 del Suspeg.

Aseguraron que existen irregularidades en su elección al frente de la delegación sindical, al señalar que fueron falsificadas firmas, por lo que la toma de nota no es legal, además de que solo trabaja en beneficio de un grupo reducido de maestros, oculta información y genera divisionismo.

Aseguraron que de 58 agremiados a la sección 73, 32 no respaldan a Mónica Sánchez, además de 18 maestros a los cuales ha impedido su registro al sindicato.

En la UTA estudian alrededor de mil 300 alumnos.