UNAM y la Universidad de Kioto instalan artefactos para estudiar placas téctonicas Imagen: UNAM Global

UNAM y la Universidad de Kioto instalan artefactos para estudiar placas téctonicas

Escrito por  Jaime Ojendiz Realeño Nov 21, 2017

El objetivo es examinar la Brecha de Guerrero, indica el investigador Genta Nakano

Permitirá analizar el potencial sísmico de la zona y determinar en dónde es más probable un temblor


Zihuatanejo, 20 de noviembre. El investigador de la Universidad de Kioto, Japón, Genta Nakano informó que ya se inició la instalación en mar y tierra de artefactos para medir el movimiento en las placas tectónicas, como parte del estudio de tsunamis que se efectúa en el Pacífico mexicano junto con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

El objetivo es medir la Brecha de Guerrero con una red sismo- geodésica en el fondo oceánico, en la llamada brecha sísmica, que se extiende de Acapulco a Papanoa. 

Además de la elaboración de mapas de peligro, los resultados proporcionarán información útil para diseñar o modificar los reglamentos de construcción. 

Expuso que en Zihuatanejo, por estar en una zona sísmica, se debe trabajar en prevención porque no se sabe cuándo se va a tener un escenario caótico, “los edificios por ejemplo están muy débiles y vulnerables, y causan muchos daños a las personas; lo importante es entendernos bien sobre el riesgo que existe y convivir con este riesgo previniendo una posible catástrofe”. 

En el estudio dijo que también se incluye un análisis de riesgo de vulnerabilidad en Zihuatanejo, pero este se comenzará en un par de años. 

“No se trata especialmente de edificios sino de las zonas con vulnerabilidad y riesgo, el tipo de negocios y qué tipo de economía, tomando en cuenta cómo afectaría un temblor o tsunami”. 

Nakano abundó que los instrumentos de medición ya se comenzaron a instalar 60 kilómetro dentro de la costa de Guerrero, algunos frente a Petatlán “se están instalando equipos para medir el cambio de presión del mar y también GPS que puede funcionar en el fondo del mar para registrar los movimientos de la placa tectónica”. 

El proyecto Evaluación del Peligro Asociado a Grandes Terremotos y Tsunamis en las Costas del Pacífico Mexicano para la Mitigación de Desastres, que lideran la UNAM y la casa de estudios japonesa, permitirá analizar los procesos tectónicos para cuantificar el potencial sísmico de la brecha, y determinar en dónde es probable que se origine un gran temblor. 

Otra área que también podría estudiarse es la porción sureste de Acapulco de la Brecha de Guerrero, que es considerada el epicentro del terremoto de 1957, sitio en el que podría ocurrir una ruptura importante, comentaron.