Es un delito, la toma violenta de las instalaciones del SNRP, acusa dirigente Foto: Rubén Vázquez Santiago

Es un delito, la toma violenta de las instalaciones del SNRP, acusa dirigente

Escrito por  Héctor Briseño Sep 03, 2019

Fue una acción dolosa, concertada y premeditada de comunicadores de Acapulco

Pide Ernesto Caballero a autoridades estatales y municipales intervenir en la resolución del conflicto


El nuevo secretario general de la sección 25 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), Ernesto Caballero Zamora, señaló que la toma de sus instalaciones, ubicadas en el Callejón 4 de Enero del centro de Acapulco, la noche del pasado 23 de agosto, fue una acción dolosa, concertada y premeditada, constitutiva de delito, en la que participaron diversos periodistas y comunicadores de Acapulco, algunos de ellos miembros y ex miembros de dicha delegación sindical.

En conferencia de prensa en el restaurante El Oaxaqueño, Caballero Zamora acusó la intervención del regidor de Morena, Javier Morlett Macho, para permitir, lo que subrayó, se trata de un delito, al exigir que policías municipales se retiraran del lugar, lo cual ocasionó que no hubiera ningún agente de la policía que impusiera su autoridad en un acto de despojo y riña callejera.

También hizo un llamado al gobernador Héctor Astudillo Flores para intervenir en la resolución del conflicto, y advirtió que existen querellas por diversos delitos contra quienes irrumpieron la noche del 23 de agosto en el edificio, entre ellos despojo, lesiones, amenazas y robo.

Miembros del SNRP subrayaron que no reclaman la propiedad, pero sí tienen la posesión del edificio, el cual está en comodato.

Caballero Zamora subrayó que “nunca entramos en confrontación como se ha querido evidenciar, construyeron un montaje”, e insistió que en la irrupción de las instalaciones participó un grupo profesional de choque.

Sostuvo que “los periodistas instigadores utilizaron la violencia en nuestra contra, nos insultaron y amenazaron a gritos, llegando a lesionar a golpes a compañeros”.

Recordó incluso que existe evidencia audiovisual, en la que se observa que el reportero Alberto Rodríguez recibió dos golpes en el estómago.

Caballero Zamora manifestó que “expresamos nuestro repudio al regido Javier Morlett, quien tuvo conocimiento inmediato de los hechos”.

Criticó que “nos dejaron a merced del grupo de choque. Han tratado de confundir a la opinión pública a través de diversos comunicados. Ellos mismos reconocen y comprueban la ilegalidad de sus actos, como son daños en propiedad ajena, las lesiones a nuestros compañeros”.

Resaltó que el propio material que el grupo que tomó las instalaciones ha publicado, está siendo utilizado como evidencia.

Criticó también la omisión de la fuerza pública, y cuestionó la responsabilidad del secretario de seguridad pública de Acapulco, Gerardo Rosas Azamar, quien nunca respondió sus llamados.

Por último, Caballero Zamora expresó que “exigimos al cabildo las medidas disciplinarias correspondientes. Exigimos al secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, que aclare ante la opinión pública qué tipo de documento y peticiones recibió de un grupúsculo de personas que lo visitaron en sus oficinas, y quiénes, como ha quedado asentado, cometieron diversos delitos en contra nuestra”.