Encabeza el arzobispo de Acapulco una misa por personas que no han sido localizadas Foto: Raúl Aguirre

Encabeza el arzobispo de Acapulco una misa por personas que no han sido localizadas

Escrito por  Héctor Briseño Sep 19, 2019

Ponerles nombre y rostro, una tarea ardua: Leopoldo González


El arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, subrayó que la desaparición de seres queridos deja un hueco enorme en las familias, lo cual hace muy difícil llevar el duelo que consuela. No obstante, mencionó que en cada caso se debe exigir justicia.

Con motivo del primer aniversario de la inauguración del memorial de víctimas de las violencias en Acapulco, González González encabezó una celebración eucarística en la iglesia de San Cristóbal de la colonia Progreso, donde se encuentra el monumento, en el que han sido inscritos nombres de personas que han sido asesinadas o que permanecen como no localizadas en el puerto.

Al concluir la misa organizaron una procesión alrededor de la parroquia, en memoria de las personas que permanecen en calidad de desaparecidas o han sido asesinadas en los últimos años. Los participantes portaban banderas blancas de papel.

Antes, en la celebración eucarística, el arzobispo de Acapulco señaló que la búsqueda de personas que el crimen ha desaparecido, para ponerles rostro y nombre, es una tarea muy ardua, pero ha de hacerse con una exigencia de justicia.

Sin embargo, González González manifestó que el dolor por un familiar no localizado, no debe motivar la desunión de las familias que atraviesan y viven ese sufrimiento.

Señaló que "hay otros desaparecidos que están a nuestro alcance de encontrar y mirar su rostro", e indicó la importancia de que los padres mantengan el afecto y los lazos de los hijos o familiares que permanecen con ellos, para hacerles sentir consuelo y fortaleza.

Advirtió que "el dolor de un padre que ha perdido un hijo es enorme, no tiene nombre, pero el dolor de un hermano que ha perdido a otro hermano también es enorme, y más cuando es pequeño".

La celebración eucarística inicio a las 6 de la tarde, y participó también el obispo Luigi Ginami, quien ha escrito diversos libros sobre el sufrimiento de mujeres en el mundo en condición de pobreza y víctimas de violencia.

A la actividad asistieron numerosas familias de personas no localizadas quienes colocaron ofrendas de flores blancas en el monumento.

La iniciativa del Memorial, inaugurado el 21 de septiembre de 2018,  junto al cual además fue creada una pintura mural en honor a las madres que tienen algún hijo desaparecido, fue de la organización Cáritas Acapulco y la fundación Santina, de Italia, además de la arquidiócesis de Acapulco.