Imprimir esta página
El pueblo de El Cacao está olvidado de la mano de Dios, se queja comisario Foto: Rodolfo Valadez Luviano

El pueblo de El Cacao está olvidado de la mano de Dios, se queja comisario

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Oct 14, 2019

Los gobiernos son indiferentes a nuestras necesidades, dice


Atoyac, 13 de octubre. “El pueblo de El Cacao está olvidado de la mano de Dios y de las autoridades. Durante muchos años los gobiernos municipales y estatales han sido indiferentes a las necesidades de la comunidad, las cuales se han resuelto, como se ha podido, gracias a la participación de los habitantes”, aseguró el comisario municipal, Moisés Arzeta Hurtado.

Actualmente, la localidad ubicada en la parte media de la sierra de Atoyac, está incomunicada porque el camino de acceso quedó destruido por las lluvias de la tormenta tropical Narda, la cual, además, destruyó totalmente las parcelas de maíz, ajonjolí y frijol, productos que se usan para el autoconsumo de los pobladores, abundó la autoridad del pueblo, y añadió que “en resumen, se puede decir que la gente se quedó sin alimentos para lo que resta del año, porque para volver a sembrar maíz se requiere fertilizante y los productores carecen de recursos para comprarlo, por lo que tienen que esperar a que el gobierno federal les vuelva a dar, lo que ocurrirá hasta el próximo año”.

En entrevista, contó que las pocas cuatrimotos que han logrado bajar a la cabecera municipal ha sido gracias a los trabajos de rehabilitación del camino que hicieron los pobladores, ya que el gobierno municipal, que encabeza la alcaldesa Yanelli Hernández Martínez, autorizó que el módulo de maquinaria que aprobó el gobernador Héctor Astudillo Flores para ese municipio, realizara trabajos de reparación hasta la comunidad de Los Valles y no hasta El Cacao.

El comisario contó que además del deterioro del camino y de la pérdida de las cosechas, el pueblo tiene más carencias, algunas de ellas con años de antigüedad, como el centro de salud que desde que se fundó hace 10 años está cerrado, por lo que los pobladores se ven obligados a bajar a la cabecera municipal de Atoyac para recibir atención médica.

Agregó que los doctores o enfermeros no llegan al inmueble porque éste carece de una matrícula avalada por la Secretaría de Salud federal (Ssa), y eso impide a la Ssa del estado a contratar personal de trabajo, según el argumento que les han dado las mismas autoridades estatales del sector salud.

Asimismo, indicó que hacen falta profesores en la primaria Leona Vicario y en la telesecundaria Francisco Montes de Oca, por lo que casi 100 estudiantes están sin clases desde hace aproximadamente un año.

Esta comunidad siempre ha sido olvidada por los gobiernos municipales. Aquí no llegan los programas del gobierno, la gente se mantiene de lo que siembra, y lo poco que sobra lo usa para el trueque con otros productos como pollo, pescado o carne, manifestó Moisés Arzeta.