Piden familias de Malinaltepec ser reubicadas por temor a un alud Foto: Salvador Cisneros Silva

Piden familias de Malinaltepec ser reubicadas por temor a un alud

Escrito por  Salvador Cisneros Silva Oct 14, 2019

Malinaltepec, 13 de octubre. 58 familias indígenas me phaa de la colonia Monte Pirámide, donde en 2013 murieron cinco personas sepultadas por un alud, exigieron al gobierno del estado y federal la reubicación de las familias ante las fracturas que tuvo el asentamiento en donde viven, además pidieron atención inmediata para las familias que salieron de sus casa por temor a algún deslave.

La tarde noche del 29 de septiembre mientras las lluvias provocadas por la tormenta tropical Narda no cesaban, 58 familias tomaron la decisión de retirarse de sus hogares y concentrarse en un lugar sin riesgo, no querían que los deslaves los sorprendieran como en 2013.

Ha pasado cerca de 15 días y hasta el momento ninguna autoridad estatal o federal se ha acercado s visitarlos, han vivido con el temor de que las lluvias provoquen otro colapso del cerro.

En 2013, las lluvias que generaron la tormenta tropical Manuel y el huracán Ingrid provocó la muerte de cinco personas, cuatro mujeres y un hombre, todos fueron sepultados por un alud de tierra que tumbó las paredes de sus casas.

Las familias se han mantenido organizadas en un punto, ahí preparan de comer para todos y pasan sus tardes mientras esperan la ayuda de las autoridades. Tienen miedo de regresas a sus casas, ya que la mayoría presentan grietas o se encuentran cerca de los deslaves de más de 50 metros que provocaron las lluvias, algunas están en riesgo de quedar sepultadas por la tierra del cerro.

Delfino Flores Pacheco, el delegado municipal de la colonia Monte Pirámide, que pertenece a la comunidad de El Tejocote del municipio de Malinaltepec, explicó que en 2013 después de los deslaves y las cinco personas fallecidas, el gobierno del estado nunca entregó un dictamen de zona de riesgo para la reubicación de las familias, al contrario autorizó la construcción de viviendas en la misma ladera de los cerros donde estas últimas lluvias provocaron los deslaves.

Hasta el momento, la única autoridad en visitarlos ha sido el municipal, que entregó 30 despensas para que se mantuvieran en lo que llegaba la ayuda estatal o federal, pero el alcalde informó que hasta el momento no han enviado nada.

Las 58 familias indígenas exigen al gobierno del estado y federal la pronta atención prioritaria de las familias que se encuentran en riesgo, así como la declaración de zona de riesgo para que puedan ser reubicadas a un mejor asentamiento.

Lamentaron que el gobierno estatal haya priorizado otras zonas menos afectadas y se deje al final a las familias indígenas que nunca han sido su prioridad del gobernador.