Urge LCASC al gobierno federal para que entregue los recursos del seguro catastrófico Foto: Especial

Urge LCASC al gobierno federal para que entregue los recursos del seguro catastrófico

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Oct 14, 2019

Definitivamente 2019 no fue el año para los productores de maíz de Guerrero, lamenta

La mayoría de campesinos afectados por Narda corren el riesgo de quedarse sin alimento, dice líder


Tecpan, 13 de octubre. El secretario general de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos (LCASC) de Guerrero, Evencio Romero Sotelo, urgió al gobierno federal para que entregue lo antes posible los recursos del seguro catastrófico a los productores de maíz que fueron afectados por el paso de la tormenta tropical Narda, pues las familias de la mayoría corre el riesgo de quedarse sin alimento en lo que resta del año.

Indicó que en Guerrero este año se sembraron 450 mil hectáreas de maíz, de las cuales 50 por ciento se perdieron por el retraso que hubo en la entrega de fertilizante y el resto que logró sobrevivir, la mayor parte en Costa Chica y Costa Grande, ahora sucumbió la mayoría ante los vientos y lluvias de la tormenta, por lo que el panorama en lo que se refiere a la producción es desastroso.

Asentó que aunque el gobierno del estado puso en marcha el seguro catastrófico inmediatamente después del paso del fenómeno meteorológico, es la Federación la que le ha dado largas a ese asunto, sin tomar en cuenta que se trata de uno de los cultivos fundamentales para la alimentación de las familias, “por eso creo que el gobierno federal debe agilizar el pago a los productores de las dos costas de Guerrero que es donde se registraron las mayores pérdidas”, apuntó.

En entrevista, dijo que su organización impulsa actualmente que el gobierno de México use el dinero que dejó de aplicar dentro del programa del fertilizante para Guerrero, 900 millones de pesos, para subsanar los daños que causó en la entidad el paso del fenómeno natural, pues aseguró que además del campo el ciclón ocasionó daños en los caminos de las dos costas, de la sierra y La Montaña, además de que varias comunidades fueron inundadas por el desborde de los ríos.

Manifestó que definitivamente 2019 no fue el año para los productores de maíz de Guerrero, pues la siembra y cosecha se vio afectada por varios factores, como la sequía que afectó las parcelas en los primeros meses del año; posteriormente el retraso en la entrega del fertilizante, donde más de 70 mil agricultores no recibieron el insumo y los que sí lo aplicaron tarde, después de que inició la temporada de lluvias; y ahora, el viento y las lluvias de la tormenta tropical destrozaron los maizales, “por eso es que consideramos que es necesaria la ayuda del gobierno de la República lo antes posible porque la comida de muchas familias está en riesgo”, puntualizó.

Romero Sotelo sugirió a la Federación atender el campo de Guerrero, pues dijo que éste, a lo largo de la historia, “ha sido la llama que ha iniciado incendios sociales”, por lo que se debe atender lo más pronto posible, afirmó.