El gobierno, como actor dominante, debe pactar con criminales: investigador Foto: Especial

El gobierno, como actor dominante, debe pactar con criminales: investigador

Escrito por  Patricia Rumbo Oct 17, 2019

Los narcos son empresarios salvajes, y de sus actividades ganan los trabajadores, familias y comunidades, afirma el francés Jean Rivelois


El profesor del Instituto de Altos Estudios sobre América Latina (IHEAL) e investigador del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo (IRD) de la Universidad Sorbonnne Nouvelle, Jean Rivelois, dijo que el gobierno federal no debe hacer la guerra a las organizaciones criminales, sino pactar con ellas desde una posición de actor dominante, para disminuir la violencia e inseguridad, porque tienen una utilidad social actualmente.

En entrevista después de asistir como invitado a la sesión del Grupo Aca, el sociólogo francés especialista en corrupción, declaró que la actual administración puede desarrollar una negociación con los diferentes cárteles desde la igualidad o en una posición dominante, porque “la guerra contra los narcos es dura, deja muchos muertos, y también hay inocentes que mueren cada día por esa guerra”, en referencia al fracaso de la estrategia del ex presidente Felipe Calderón.

Explicó que el problema en México es, ahora, que en muchos lugares a nivel local son las organizaciones criminales, “delincuentes o narcotraficantes”, quienes dominan, porque tienen la capacidad de corromper a las instituciones, los actores políticos, y porque disponen de una capacidad de armamento superior a la de las autoridades públicas, “es el mundo al revés”.

Describió que estos actores criminales al principio eran actores sociales, “sociológicamente los narcotraficantes no son los malos, son empresarios salvajes y ultraliberales, su norma es la ley del más fuerte en el mercado, y de sus actividades ilícitas sacan ganancia los trabajadores, familias y comunidades, lo cual significa una utilidad social”.

Dijo que es prioridad la presencia del Estado, después de su larga ausencia, “no es únicamente la Marina, sino los servicios públicos, el desarrollo y la inversión en políticas públicas en las localidades”.

Consideró que la despenalización y legalización de las drogas, “la descriminalización”, son medidas que permiten disminuir las violencias y vaciar las cárceles, porque hay muchos jóvenes encerrados por consumir y vender drogas desde el nivel más bajo, “son chivos expiatorios” junto a otros individuos más potentes y criminales que ellos, que al llegar ahí son captado por bandas poderosas, en vez de ser  rehabilitados, “esta es la amnistía que propone el presidente Andrés Manuel López Obrador, para la población, no para los más criminales”.

Reconoció que hay el riesgo de que este grupo de delincuentes de bajo grado reincida, pero el costo siempre será menor que si van a una cárcel para caer en los más altos actos delincuenciales ,“no se puede seguir encarcelando a toda una generación de colonias populares, merecen vivir, encontrar un trabajo legal, políticas públicas dirigidas a ellos”.

Diagnosticó que la sociedad mexicana se encuentra en “la anomía social”, paralizada después de más de una década de conflictos, y no sabe cómo alcanzar las metas comunes como la paz, “tienen que preocuparse los unos por los otros, en una acción colectiva para recrear las relaciones”.